Los gremiales reunidos en Santa Cruz decidieron ingresar en un cuarto intermedio, hasta el lunes, en sus medidas de protesta para exigir la abrogación de la Ley de Estrategia Nacional de Lucha contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y el Financiamiento del Terrorismo. Desde el Gobierno lo consideraron como un “fracaso”.

Durante esta jornada en las ciudades de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y Tarija se cumplieron varias medidas de presión como marchas. Mientras que en la Villa Imperial, el Comité Cívico Potosinista (Comcipo) convocó a un paro cívico de 48 horas.

En la capital cruceña, el secretario ejecutivo de la Confederación Nacional de Gremiales de Bolivia, Francisco Figueroa, hizo una evaluación a la jornada y anunció que habrá un cuarto intermedio hasta el lunes a la espera de la respuesta del Gobierno.

Pese a esta decisión informó que en los departamentos de Potosí, Tarija y Cochabamba podrían continuar en las medidas de presión de manera independiente.

En La Paz, el Gobierno se reunió con un grupo de gremiales, liderado por Rodolfo Mancilla, en la Casa Grande del Pueblo a quienes se les explicó que la Ley 1386 no tiene alcance ni afecta a comerciantes minoristas ni gremiales.

El ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Edgar Montaño, calificó de “fracaso” las medidas de presión convocado por Figueroa y aseguró que la norma en cuestión pueda tener algún efecto contra algún ciudadano.

“Ha sido un total fracaso este paro convocado por el Comité Cívico de Santa Cruz y por el gobernador (Fernando) Camacho y alguno que otro loco en algún departamento”, aseguró en rueda de prensa junto a un grupo de dirigentes del transporte que descartaron participar de las protestas.

Deja un comentario