El Deber

El presidente del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Juan Carlos Manuel, lamentó el incumplimiento de los acuerdos alcanzados el pasado sábado en Cochabamba respecto a un paro de 48 horas a escala nacional ante la no respuesta del Gobierno para abrogar la Ley 1386. El cívico potosino criticó la tibia actitud de otras regiones que no asumieron la medida acordada y optaron por distintas marchas como forma de protesta.

«Potosí sale a las calles acatando el mandato de las organizaciones en Cochabamba», enfatizó Manuel durante una entrevista en ‘Influyentes’ por EL DEBER Radio. Desde primeras horas de la mañana, diversos sectores recorren la ciudad para solicitar «pacíficamente» a las instituciones que acaten el paro. «Se les está informando  los motivos por los que se para durante 48 horas», explica.

Durante la semana se dieron vuelta a las movilizaciones planteadas por gremiales del país en contra de la ley 1386, que marca las estrategias de lucha contra la legitimación de ganancias ilícitas. El anunciado paro de 48 horas se transformó en marchas de rechazo a la norma mencionada.

Días antes, el Gobierno retiró el proyecto de ley 218 referido de manera específica a las acciones legales contra el dinero ilícito. 

A pesar de ese logro, los gremialistas y gran parte del transporte pesado mantienen su rechazo a la ley 1386 considerada como la madre de varias normativas que afectan los intereses de comerciantes.

Manuel consideró que el Gobierno negoció con los líderes de los sectores gremiales para frenar las protestas y evitar el paro de 48 horas acordado por diversos sectores. La determinación de desvincular a los cívicos de la organización de la protesta puede ser resultado de esa intervención, supone.

El líder de Comcipo celebró la valentía de los potosinos ya que «las bases se están sobreponiendo a sus dirigentes» y han optado por protestar en las calles. La movilización contra la mencionada ley «no responde a un interés político, sino que persigue el bienestar del país», declaró Manuel en ‘Influyentes’.

Deja un comentario