Thomas Becker, abogado estadounidense que defiende a las víctimas de la masacre de 2003 y también apoya a las víctimas de 2019, ratificó este miércoles que todas las semanas recibe amenazas de parte de “grupos irregulares”, sin embargo, aseguró que está más preocupado por los indígenas y otros sectores más desprotegidos que, en su versión, también sufren la misma situación.

“Cada semana recibo amenazas, por lo menos en las redes sociales, pero en las calles también; hay grupos de choque que me han rodeado varias veces, me han dicho que iban a matarme (e incluso) me han atacado un par de veces frente a mis estudiantes (porque) yo tengo estudiantes que a veces trabajan conmigo para aprender cómo ser un abogado de derechos humanos”, dijo el jurista en una entrevista con La Razón Radio.

No obstante, remarcó que cuando ocurre este tipo de situaciones con un “gringo”, todos reaccionan, a diferencia de cuando, por ejemplo, una mujer de pollera es igualmente víctima de amenazas y nadie dice nada sobre eso. 

Entonces, “como he dicho, lo que me preocupa mucho más es el pueblo, la gente, los indígenas, que también han sido atacados (porque, por ejemplo) los motoqueros son grupos muy violentos, (actúan) con mucho racismo y tenemos que castigarlos, desarticularlos, tal como ha dicho la embajada gringa”, agregó.

En pasados días, la Embajada de Estados Unidos en Bolivia denunció que “grupos paraestatales violentos” amenazan a activistas de derechos humanos y demandó al gobierno de Luis Arce su “desmantelamiento”.

Ese pronunciamiento surgió después de que la activista de derechos humanos Kathryn Ledebur y el abogado Becker –ambos ciudadanos estadounidenses– denunciaron que sufren constantes amenazas en Bolivia.

El martes, tras el pedido de Estados Unidos, el viceministro de Seguridad Ciudadana, Roberto Ríos, anunció en La Razón Radio que se tomarán los “recaudos necesarios”.

Ahora, “está bien, yo tengo unas protecciones como gringo, porque tengo un perfil que ayuda mi situación, pero lo que me preocupa muchísimo más son todas las personas que no tienen esta voz internacional como yo”, insistió Becker, quien precisó haber sufrido amenazas en La Paz y Cochabamba.

Por tanto, “son grupos diferentes (los que me amenazan); una vez pasé por la marcha de los pititas yendo a la Defensoría del Pueblo y me empujaron diciendo que soy terrorista, pero también en Cochabamba los motoqueros (me amenazaron). Son grupos que están actuando como policías, (…) son grupos irregulares y sabemos quiénes son estos grupos: la Resistencia Juvenil Cochala y la Unión Juvenil Cruceñista”, apuntó.

Deja un comentario