Osmar Arroyo/El Andaluz

Debido a una querella interpuesta por parte de Juan Carlos Vargas Zapata en contra de la concejal Adriana Romero y exdirigente de la Federación de Trabajadores Gremiales, por difamación, calumnia e injuria, la demandada se retracto de sus declaraciones emitidas en contra del dirigente Juan Carlos Vargas.

Romero pidió disculpas de manera pública y se retracto de todas sus declaraciones vertidas en contra de Vargas.

Ante la presentación de la retractación por parte de Romero, el juzgado que lleva el caso emitió la semana pasada un auto definitivo.

Tomando en cuenta que Romero pidió disculpas al querellante Juan Carlos Vargas y mostrando las dos publicaciones realizadas el 15  de agosto y el 10 de octubre en diferentes medios de comunicación y además habiendo cancelado los costos procesales referente a honorarios profesionales y bajo la cultura de paz, es que se determinó la extinción de la acción penal por retractación.

Deja un comentario