(Roberto A. Barriga/El Andaluz)

La historia de una mujer de la tercera edad decidió aproximarse a la plaza Luis de Fuentes y ante cámaras contó lo sucedido el día lunes en el puente San Martín. 

Marina Mariscal Zelaya, la abuela que se viralizó en redes sociales después de desbloquear el puente San Martín y otros lugares, apareció hoy para explicar los motivos de su molestia y por qué golpeo a bloqueadores y policías.

Mariscal indicó que no esta de acuerdo con la ley de ganancias ilícitas, pero, tampoco a favor de bloqueos, porque la gente ya sufrió bastante en la crisis del 2019 y después en la pandemia.

El día lunes Marina Mariscal Zelaya pudo ser grabada golpeando con un palo a un joven bloqueador, después le dio una bofetada a otro que intentaba quitarle el palo, tras la impronta imparable de la señora un policía intentó detenerla y también recibió su respectiva bofeteada.

Mariscal dijo que no esta loca y esa actitud se debe a que sufrió mucho en la crisis, es tía del desaparecido periodista, Cristin Mariscal, que hasta ahora no hay respuesta en su caso, estos factores ocasionaron que se comporte de esa forma, e indicó que no hay distinción entre derecha e izquierda si lastiman a Tarija.

La señora de la tercera edad lamentó que la policía le haya robado el palo con quien golpeo a los pititas y policía, pero dijo que se consiguió un palo santo en remplazo del otro, que será utilizado inclusive para corregir a Evo Morales sino se modera.

Su actitud la llevó a ganarse el apodo de abuela Dinamita a través de redes sociales, pero ella se considera más como la abuela de caperucita roja, quien es amable y tierna pero no duda en agarrar a palazos al lobo feroz.

Pidió disculpas a las personas que agredió y admitió que su accionar fue de “loca” pero que esta cansada de que las personas tengan que sufrir en Tarija por los bloqueos y la falta de economía.

Deja un comentario