A pesar de que la pandemia de Covid-19 comenzó hace casi dos años, todavía hay muchos aspectos desconocidos de la enfermedad para los investigadores. Muchos son los síntomas asociados al coronavirus: pérdida de pelo o del olfatoinsomniofatiga crónica…. y ahora el síndrome anal inquieto.

Según explica la revista médica BMC Infectious Diseases, el primer caso detectado se produjo en el Hospital de la Universidad Médica de Tokio, en la que un hombre de 77 años infectado con la covid, con efectos secundarios leves, desarrolló los síntomas más habituales de la enfermedad: insomnio y ansiedad. Pero varias semanas después, el paciente comenzó a sentir una extraña, molesta y dolorosa sensación anal cuando estaba en reposo y que le provocaba la necesidad de moverse. Al reiniciar la actividad los síntomas mejoraban pero en cuanto parada, las molestias volvían a aparecer.

Varios médicos del Hospital de la Universidad Médica de Tokio atienden a un paciente FOTO: HOSPITAL DE LA UNIVERSIDAD MÉDICA DE TOKIO

Debido a esto, los médicos le realizaron una colonoscopia para tratar de conocer lo que pasaba en sus intestinos y detectaron que tenía varias hemorroides internas, lo que determinó el diagnóstico. El síndrome del ano inquieto es una variante del síndrome de las piernas inquietas, que tiene su origen en un trastorno neurológico asociado a síntomas y efectos típicos relacionados con la calidad de vida y la salud y que provoca la necesidad de mover las piernas para aliviar algunas sensaciones como picor, ardor y hormigueo en las piernas.

Pero la gran duda de los médicos es cómo la covid puede provocar este efecto secundario que afecta al sistema nervioso y puede darse también en brazos, piernas, cara y pecho. Este síndrome puede afectar a un 10 por ciento de los pacientes y puede tener relación con alguna otra enfermedad subyacente. Por ello, solicitaron hacer un seguimiento de los casos a largo plazo para tratar de conocer los mecanismos que desencadenan estos síntomas, cómo evolucionan en el tiempo y si existen más síntomas subyacentes que no han sido relacionados todavía con el coronavirus.

Unos de los efectos secundarios más recurrente son los problemas respiratorios. En la imagen, un paciente de covid, con una bombona de oxígeno. FOTO: INQUAM PHOTOS REUTERS

Problemas a largo plazo de la covid

El Centro de Neurorregeneración de Houston Methodist, en Estados Unidos, ha llegado a determinar más de 50 síntomas persistentes a largo plazo provocados por la enfermedad. Según el estudio -realizado entre 47.910 pacientes, entre los 14 y 110 días después del contagio-, el 80 por ciento de los adultos que lograron superar la enfermedad suelen tener síntomas pero estos pueden durar de semanas a meses y pueden ser desde leves a debilitantes.

Los síntomas más frecuentes son la fatiga (58%), cefaleas (44%), trastorno de atención (27%), pérdida de pelo (25%), problemas respiratorios (24%) y pérdida del gusto (23%) y del olfato (21%).

Pero también detectaron otros síntomas relacionados con problemas pulmonares, carviovasculares y neurológicos. En cuanto a los primeros, identificaron la tos persistentedolor de pechodisminución de la capacidad pulmonarapnea del sueño y fibrosis pulmonar. La covid también deja secuelas cardiovasculares, con las arritmias y la miocarditis como enfermedades más comunes. A nivel neurológico, encontraron casos de demenciadepresiónansiedad trastornos obsesivo-compulsivos.

Deja un comentario