(Roberto A. Barriga/EL Andaluz)

Irina Sargenti, presidenta del barrio el Molino, exige la revocatoria de licencias de funcionamiento a tres locales nocturnos del centro que hacen caso omiso a las restricciones, según la denuncia hasta la 04:00 am. Los locales funcionaron, cuando según la norma es hasta las 12:00.

“No nos conformamos con la clausura, queremos la revocatoria de licencia” expresó ante cámaras, indicó que Orden y Seguridad trabaja mientras que la dirección de ingresos habilita los espacios.

Lamentó que no cuentan con el apoyo de las autoridades, y que es agotador realizar el control.

Irina Sargenti, denunció amenazas de muerte contra la dirigencia, debido al rechazo a la proliferación fiestas en locales nocturnos por la inseguridad que generan que generan para los Vecinos.

“Son palabras bastantes hirientes que a cualquier mujer o persona pone en estado de inseguridad”, resaltó que amenazaron a su hija y su esposo, y anunciaban utilizar armas de fuego.

La dirigente destacó que El Molino tiene más de diez locales nocturnos, por lo que el sujeto que vierte las amenazas es alguien interesado en la movida nocturna.

La vida nocturna

Desde que se amplió el horario varios locales nocturnos abrieron sus puertas hasta altas horas de la noche, pero solo algunos son controlados, aparentemente los controles son direccionados o no son para todos según algunos dueños de locales.

Por otro lado también denuncian que hace falta reactivación económica y mientras existen fiestas de personas privilegiadas afines a los gobernantes municipales y departamentales, a los que invierten y no “tienen muleca” les realizan los controles respectivos.

Deja un comentario