Fernando Galarza, presidente de la ANIV (Asociación Nacional de Industrias Vitivinícolas), indicó que están en peligro alrededor de 5 mil familias en el sector vitivinícola por la competencia desleal del contrabando, la perdida en el último año ascendió a 500 millones de bolivianos.

Galarza alertó que para la próxima vendimia la industria va dejar de comprar un 20, 30 por ciento a los productores campesinos, e instó que se tengan políticas claras de lucha contra el contrabando o aumentan las políticas para tener una mejor venta de la uva.

La norma establecida en la ley 774 dice que todas las instancias del gobierno deben apoyar y fomentar la industria vitivinícola expresó el miembro de la ANIV. Existe desesperación y no hay forma de evitar que los productos argentinos ingresen a pesar de que al frontera esta cerrada.

Deja un comentario