Los cuatro socios del exministro de Gobierno Arturo Murillo se declararon culpables por los delitos de conspiración para cometer lavado de dinero y soborno a funcionarios extranjeros, confirmó ayer el procurador general del Estado, Wilfredo Chávez.

En conferencia de prensa en la Casa Grande del Pueblo, la autoridad explicó que los implicados asumieron la decisión renunciando al juicio por jurado de manera voluntaria, anulando toda posibilidad de retractación o retiro de la declaratoria de culpabilidad.

Señaló que el procesado Luis Berckman aceptó los cargos de conspiración para cometer el delito de lavado de dinero y soborno de funcionarios extranjeros, por lo que enfrentará una condena de entre tres y 10 años.

En tanto que Sergio Rodrigo Méndez Mendizábal se declaró culpable por los delitos de conspiración para cometer lavado de dinero y blanqueo de activos para soborno de funcionarios extranjeros, cuya sentencia está entre tres y 10 años.

Asimismo, Bryan Berckman se declaró culpable por los delitos de conspiración para defraudar, cuya pena es de uno a cinco años, y finalmente Philip Lichtenfeld aceptó la comisión del delito de conspiración para defraudar, por lo que podría ser condenado a entre uno y cinco años de prisión.

“Los cuatro se han declarado culpables de los delitos por los que les acusaba la Fiscalía de Florida. (…) Estas cuatro personas se consideran como culpables de los delitos que han sido imputados en su momento. Esperamos que este octubre y a mediados de noviembre se señale audiencia para que el juez califique la sentencia que va a imponer a cada uno”, sostuvo.

ARTURO MURILLO

En ese contexto, el Procurador General del Estado dijo que están a la espera de que el 8 de octubre pueda concretarse la audiencia virtual del exministro de Gobierno Arturo Murillo, investigado por el mismo caso, y aunque dijo que no es prudente adelantar lo que podría ocurrir, no debe descartarse que se acoja al mismo procedimiento y se declare culpable.

En esa línea, Chávez señaló que el desarrollo del proceso en Estados Unidos no deja posibilidad de que haya una persecución política porque la justicia actúa bajo el principio de universalidad.

Deja un comentario