Sí, hubo exceso contra los trabajadores de la prensa y fue la propia Policía Boliviana la que salió a reconocerlo, pero tuvieron que saltar varias críticas, denuncias y observaciones donde están incluidos hasta organismos internacionales. El comandante departamental de la Policía de La Paz,  Augusto Russo, fue quien salió a apagar el fuego ante la situación que generó las agresiones contra periodistas.

Desde la entidad verde olivo señalaron que habrá una reflexión general y una enmienda al interior de la institución. No obstante, también demandan una actitud similar por parte de los trabajadores de los medios de comunicación, con quienes se coincide en los escenarios de conflicto y donde cada parte cumple un rol.

Durante el operativo del martes, tres periodistas fueron afectados por el uso de la fuerza policial, uno de Página Siete y dos de una agencia internacional. El periodista Carlos Quisbert incluso fue arrestado y llevado a instancias de la fuerza anticrimen.

“Evidentemente, sí ha habido exceso por parte de la Policía, se reflexiona y se sanciona o se advierte y se llama la atención o se enmienda esa conducta para que no suceda en lo posterior. Espero que también haya por parte de la prensa esa reflexión”, dijo Russo en entrevista con la red Erbol.

El jefe policial anunció que pedirá informes complementarios de lo ocurrido y que se enmendará cualquier conducta, pero también insistió en solicitar a la prensa que tenga esa actitud de enmendar conductas erradas que estén generando descoordinaciones.

El miércoles, la Relatoría Especial para la Libertad Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su “preocupación” ante la agresión a periodistas en Boliviay pidió al Gobierno que garantice el desempeño de ese sector.

Mediante un comunicado en sus cuentas en redes sociales, el organismo internacional lamentó la detención de Carlos Quisbert, de Página Siete, y las lesiones que sufrieron los dos corresponsales de medios extranjeros, por la detonación de un gas lacrimógeno.

Entretanto, Russo pidió que se piense en un punto de equilibrio, puesto que la Policía debe cumplir su mandato de restaurar el orden público y la prensa cumple la función de informar a la población. 

“La Policía ha reaccionado. A veces no se mide la fuerza; sin embargo, también nosotros hemos advertido de que sí ha habido exceso a consecuencia de una acción”, manifestó el jefe policial, a tiempo de agregar que debe existir una sinergia en que policías colaboren con la labor de la prensa. 

Russo también pidió a los periodistas portar la credencial respectiva y estén conscientes de los riesgos que implican los operativos policiales.

Deja un comentario