Tras la aparición del autodenominado “ejército guerrero” Wila Lluch’us que amenazó con quemar la casa de la presidenta de la Asamblea de Derechos Humanos, Amparo Carvajal, el activista Franco Albarracín y el diputado de Comunidad Ciudadana, Alberto Astorga, pidieron al gobierno que desarticule esa organización.

Representantes de dicho “ejército guerrero” aparecieron en videos advirtiendo que están organizados y que en cualquier momento irían a quemar la casa de Carvajal y que, además, pedían al gobierno construir una cárcel en las faldas del Illampu para Jeanine Añez.

El diputado Astorga consideró que se trata de un grupo “paramilitar” y advirtió que podría volver a ocurrir hechos como los de 2019, cuando se quemó las casas de Waldo Albarracín y los buses PumaKatari.

“El Ministro de Gobierno y el Viceministro de Régimen Interior deberían tomar cartas en el asunto y desarticular a estos grupos de choque del Movimiento al Socialismo. Lamentablemente el Viceministro de Régimen Interior solo persigue activistas que han defendido la democracia durante los 21 días de paro cívico movilizado contra el fraude”, agregó Astorga.

El activista Franco Albarracín, que también es asesor jurídico de la Asamblea de Derechos Humanos, condenó las afirmaciones de lo que consideró grupo irregular, violento y delincuencial.

Señaló que ese grupo debería ser inmediatamente desarticulado e investigado por el Ministerio Público de oficio, es decir sin esperar una denuncia, puesto que se trata de una amenaza nos sólo a la sede de Derechos Humanos, sino también a la vida de una persona de la tercera edad y reconocida activista.

Albarracín señaló que, en su criterio, aún no se puede establecer que los Wila Lluch’us sean un grupo paramilitar o parapolicial, puesto que no existe testimonios de que hayan desempeñados actividades propias del Ejército o de la Policía, pero reiteró que se trata de un “grupo irregular” y delincuencial.

El MAS se desliga

El líder del MAS, Evo Morales, negó que el grupo Wila Lluch’us sea del Movimiento al Socialismo.

“Como presidente del MAS-IPSP desmiento la información que se difunde en relación a un ‘grupo extremista’ denominado ‘wila lluchus’ presentado como integrante de nuestro instrumento político. Esas mentiras benefician a falsos activistas de DDHH que defienden a golpistas de derecha”, publicó Morales en redes sociales.

Si bien Morales negó un vínculo del MAS con ese grupo, Franco Albarracín señaló que su pronunciamiento replican expresiones de autoridades y militantes del partido azul que intentan desprestigiar a Amparo Carvajal.

Deja un comentario