Una prueba de amor” fue la frase que disparó el macabro asesinato de Anakin Pedro Tancara, un joven de 22 años, estudiante de Derecho de la Universidad Pública de El Alto, que fue descuartizado, mientras supuestamente estaba con vida, por sus dos agresores. Los tres consumieron bebidas alcohólicas la noche del lunes pasado.

“Esto nos hace presumir que ellos, a raíz del consumo de alguna bebida o de una sustancia, planificaron este hecho, ya que los tres estaban en la misma habitación y después, al verse ya con el cuerpo sin vida, ellos han planificado cómo deshacerse del cuerpo. Es así que empiezan a cercenar, a cortar, a descuartizar las partes y, lógicamente, deshacerse del cuerpo”, detalló el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de El Alto, coronel Limberth Coca.

Deja un comentario