La pareja de esta mujer quien se encontraba esa jornada con algo más que bs 200, fue hallada muerta a 400 metros sobre la carretera a Sella Méndez el pasado lunes en la tarde.

REDACCIÓN CENTRAL/TINTA ROJ

El esposo de Juliana Cruz, quien fue encontrada muerta a 400 metros de la carretera a Sella Méndez, logro asistir al entierro de su amada ayer en la tarde, donde exigió a las autoridades colaborarle para salir libre y cuidar a sus hijos; asimismo dio datos de un presunto sospechoso en este caso de feminicidio , el tercero de este año.

Víctor Martínez de 42 años, esposo de Cruz, relató el día que vio por última vez a su pareja de 43 años de edad también, la misma que luego fue hallada sin vida la tarde del pasado lunes, por lo que iniciaron las investigaciones al respecto, ya que se conoció muchos detalles sobre este crimen , puntos que podrían ayudar en la investigación del caso.

“Mi esposa vino al penal de Morros Blancos, no tenía dolor nada, estaba riendo, eran las diez de la mañana, fuimos a un culto de la iglesia (…) Luego almorzamos, después cuando era las dos de la tarde, me dijo que tenía que cobrar deudas, me dijo que tenía unos 200 bolivianos y algo más, y que le debían en el centro”, contó Martínez.

Desde ese momento perdió contacto con la víctima, ya que el celular de la misma durante toda la tarde se encontraba apagado.

“Le dije te voy a llamar más tarde, quedamos en que me iba a llamar a la cabina en la tarde, pero nunca ocurrió, por lo que llame y no contestaba, intente varias veces hasta que el telefonista renegó, me dijo ándate a la celda, yo le dije quiero comunicarme con mi esposa, pero no se que paso, toda esa noche no dormí, me quede llorando”, dijo Martínez.

El lunes llamó de nuevo y le contestó su sobrina, la misma le contestó y le dijo que Juliana no aparecía desde el domingo.

“Luego me enteré que la encontraron sin vida, muerta, por lo que pido que me ayuden por favor ahora, quiero estar con mis hijos, tengo niños de 11, 9, 7, y 5 años de edad, ellos eran cuidados por su madre, ahora quedo solo yo, quiero que me colaboren, yo antes cobraba por mi discapacidad 250 bolivianos eso ayudaba mucho”, relató el esposo de Cruz.

Según el marido de la fallecida, había un hombre el cual le insistía en salir, por lo que una vez la habría amenazado, todo esto la víctima le contó a su esposo, quien le dijo que lo debe botar si vivía en su casa, por lo que este sería el principal sindicado, por lo que la Policía continúa investigando.

“¡Que se haga justicia ¡, porque como va a ser atacada por unas monedas, somos del penal, de las hermanas, la ayudábamos a ella y era colaboradora, era una mujer humilde, no era mala,”, dijeron sus amigas.

Deja un comentario