El Andaluz / Yacuiba

Las víctimas de violencia en Yacuiba ya cuentan con un espacio seguro para cobijarse junto a sus hijos. La municipalidad inauguró ayer la Casa de Acogida y Albergue, un predio que tiene una capacidad para 66 personas, además de talleres para enseñarles un oficio y un área de recreación para los niños.

Si bien la obra fue inaugurada en agosto de 2020, no pudo funcionar por falta de equipamiento. Luego de un año, el Gobierno Municipal de Yacuiba realizó las adquisiciones necesarias, que consisten en 66 camas, equipo de computación, escritorio, cocinas, hornos, licuadoras, batidoras, entre otros instalados en talleres.

El alcalde Carlos Brú, junto a representantes del Concejo Municipal, la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) y la Red de Lucha Contra la Violencia, inauguró este espacio, cuya inversión demandó Bs 6,8 millones. Se encuentra en el barrio San Gerónimo.

“Posiblemente acá, con todo el esfuerzo del mundo, podamos ayudar a cicatrizar heridas. No nos alcanzarán las manos ni la infraestructura si todo esto sigue sucediendo (aumento de violencia). Esta es una obra importantísima y quiero invitar a todas las autoridades y la población a que se incorporen a este esfuerzo”, resaltó Brú.

La autoridad municipal, además, destacó la labor de Elsa Llanos, presidenta de la Red de Lucha Contra la Violencia, y todas las mujeres que trabajan y reivindican hace muchos años los derechos de la población femenina, incluso antes de la vigencia de la Ley 348 (contra la violencia a la mujer). 

La infraestructura consta de una planta baja y un primer piso, dentro de los cuales se encuentran las áreas de atención, capacitación, ingresos y albergue. Además, se complementan con un área verde y un espacio donde se instaló un parque infantil.

Carla Arteaga, secretaria municipal de Desarrollo Humano, dio a conocer que de igual forma se ha pensado en los niños, pues en la mayoría de los casos también son víctimas y se ven afectados con la violencia intrafamiliar; por ello, se tiene habilitado ambientes de recreación y, de igual manera, recibirán atención en cuanto a posibles traumas o daños generados.

Durante su permanencia, que no debe exceder los 90 días, las mujeres recibirán cursos de capacitación en repostería, peluquería, corte y confección, entre otros. También un servicio integral con soporte psicológico, social y legal de parte del equipo multidisciplinario.

Deja un comentario