(Roberto A. Barriga/El Andaluz)

“Se ha agotado todo mecanismo de dialogo “, expresó Omar Velázquez, secretario ejecutivo trabajadores en salud, informó que se determinó realizar una marcha de protesta exigiendo la dotación de material de bioseguridad además de la devolución de los descuentos realizados en el mes de julio a más de 1500 trabajadores.

Expresó que si no se da solución las medidas de presión serán decididas en las instancias orgánicas que tienen, es decir se sumaran más personas.

No se incorporarán a la ley integral del trabajo, ni tienen ley del transporte, ni jubilación del 100 por ciento, tampoco se les pagó el bono de refrigerio, inclusive recibieron un descuento, debido a esto Velázquez apuntó que salieron a marchar.

A esto se suma que no reciben elementos de bioseguridad en esta pandemia, por lo que se ven obligados a trabajar con insumos que compran de sus bolsillos.

 Exigió que el SEDES (Servicio Departamental de Salud) y el Ministerio de trabajo coordinen y “se dejen de tirar la pelotita”.

En julio Velasquez indicó que el sector siente una “persecución” por los despidos masivos que se registran en los tres niveles de salud.

Señaló, que se tiene varios problemas que atender por parte de las autoridades, entre ellos los despidos y la falta de renovación de contratos en el caso de los consultores en línea.

Mencionó, que el personal de salud que depende del gobierno nacional, de la gobernación y de los municipios son despedidos.

“Hay persecución con los despidos masivos de los trabajadores”, expresó el dirigente.

Dijo que además, ahora se promulgó el reglamento de la Ley de Emergencia Sanitaria para tratar al sector salud que realiza protestas para exigir atención a las autoridades.

Velásquez indicó para las Noticias de Tarija que por varios años el sector luchó para que se puedan crear nuevos ítems para salud para el departamento, pero hasta el momento ese pedido no ha sido atendido.

“En vez de crear ítems están despidiendo a los trabajadores”, apuntó.

En los próximos días se reunirá el comité ejecutivo de la federación, para convocar a una asamblea y tomar determinaciones sobre las medidas que se asumirán.

Respecto a los ítems de la gobernación que se encuentran en centros de salud de primer y segundo nivel, recordó que se tiene una normativa que establece la creación de ítems de fortalecimiento.

Si bien los centros de salud de primer y segundo nivel es competencia de los Gobiernos Municipales, indicó que con la normativa se busca reforzar el primer y segundo nivel.

Gobernación no soluciona problemas de trabajadores y hecha culpa al gobierno

El 12 de julio según medios oficiales de la Gobernación Departamental de Tarija se transfirió 7.746.677 bolivianos para el pago del bono de vacunación a los trabajadores de salud, que salieron a marchar ese día al igual que hoy en reclamo de este pago.

El Secretario de Gestión Institucional de la gobernación, Abog. Jorge Bacotich, explicó que el monto autorizado corresponde al número correcto de trabajadores en las planillas del sector salud y no así a los más de 8 millones que pidieron los manifestantes: “El Viceministerio de Salud nos ha mandado una solicitud de transferencia para que nosotros paguemos el bono que ellos han establecido por ley, de más de 8 millones de bolivianos. Eso no coincide a la realidad, hemos revisado las listas del SEDES y son 7.7 millones de bolivianos lo que deberíamos transferir”. Sobre los memorándums de agradecimiento a decenas de trabajadores de salud entregados la semana pasada, Bacotich explicó que son ítems de competencia nacional, por lo tanto es una demanda que dirigida a esa instancia de gobierno.

Desde el mes pasado los trabajadores movilizados reclaman la dotación de elementos de bioseguridad, al respecto, el Secretario informó que se está entregando el material que quedó en stock, pero que el nuevo material será adquirido una vez se lleguen a acuerdos con los proveedores, a quienes se les adeuda pagos que dejó la anterior administración: “Hemos encontrado que hace dos años no se paga a los proveedores, son ellos los que ya no quieren fiar. El gran problema es ese, se está pagando las deudas, para volver a sacar los programas y los proyectos de área social y salud”, explicó.


Deja un comentario