Osmar Arroyo/El Andaluz

El sector de los bagayeros en San José de Pocitos siente que fueron abandonados por las autoridades nacionales y locales, porque durante la pandemia del covid 19 poco o nada hicieron para ayudar a las familias en la frontera para superar la crisis económica.

Con el Puente Internacional cerrado, la principal actividad económica en San José de Pocitos se vio paralizado.

El presidente de los bagayeros de San José de Pocitos, Juan Carlos Llanque indicó a El Andaluz que la crisis económica asfixió a varias familias, afectando mucho más que el covid 19.

Tras el anuncio de la apertura de la frontera por parte del presidente de Argentina, Alberto Fernández, la esperanza vuelve al sector, sin embargo, las autoridades bolivianas todavía no se han pronunciado de manera oficial al respecto.

Indicó que desde Cancillería se debía informar al Bloque del Sur sobre los avances de las negociaciones con autoridades argentinas para la apertura de la frontera, pero al parecer el trabajo de la Cancillería boliviana se paralizó.

“No tenemos conocimiento de nada, tenía que haber una reunión vía zoom con la viceministra Eva Chuquimia, pero no nos ha vuelto a llamar”, expresó el dirigente de los bagayeros.

El presidente de la Asociación de Bagayeros de San José de Pocitos dijo que se desconoce información alguna desde Cancillería.

Llanque destacó la reunión que sostuvo el gobernador de Tarija, Oscar Montes, con el embajador de Argentina, Ariel Basteiro.

Se anuncia que en septiembre se podría hacer la apertura de la frontera, pero dependerá de la cantidad de vacunados.

Apertura de la frontera podría ser en septiembre

El pasado sábado, el gobernador del departamento de Tarija, Oscar Montes Barzón, recibió al embajador extraordinario y plenipotenciario de la República Argentina en Bolivia, Ariel Basteiro, con quién abordo entre otros temas, la posibilidad de abrir nuevamente la frontera entre ambos países, que dependerá principalmente de los índices de vacunación en el departamento de Tarija y el norte argentino.

Montes informó que la vacunación en el departamento superó el 60% en primera dosis, y el 40% en segunda dosis, pero también es necesario conocer el grado de vacunación en el municipio de Villazón, que es la tercera frontera que tiene Bolivia con Argentina, Montes explicó que la apertura fronteriza, no solo permitirá el libre tránsito de los ciudadanos bolivianos y argentinos, sino que dinamizará la economía en ambas regiones.

“Vamos a trabajar en coordinación permanente con el cónsul argentino en la ciudad de Tarija y esperamos involucrar también a los alcaldes de Yacuiba y Bermejo, hablaremos con los intendentes de la zona fronteriza y tomaré contacto con los gobernadores de Salta y Jujuy, para hacer un equipo de trabajo y restablecer el comité de frontera que hace dos años no se reúne, para Tarija es fundamental aperturar esa frontera lo más pronto posible”, dijo el Gobernador.

El gobierno argentino informó que en el mes de septiembre podría aperturar sus fronteras con Chile y Uruguay, por lo que no habría inconvenientes en hacer lo mimos con Bolivia, siempre y cuando los índices de inoculación contra el Covid-19, sean los óptimos para garantizar el control de la pandemia, el embajador argentino, considera que en ese mismo mes, podría efectuarse la habilitación de la frontera con nuestro país.

Crisis económica

A casi de un año y medio de iniciada la pandemia del covid 19 y del cierre de la frontera con Argentina, Llanque dijo que el sector de los bagayeros atravesó por una situación económica bastante trágica.

“Es muy triste, hay familias que han sufrido en el tema económico”, apuntó.

Muchas familias gastaron todos sus ahorros durante los más de cuatro meses de encierro, luego se vinieron las deudas, a pagar servicios básicos y a buscar ingresos económicos de donde se pueda.

Algunas familias de los bagayeros se dedicaron a vender comida, otros a ingresar productos, pero por pasos no autorizados.

El dirigente del sector dijo que muchas familias están esperanzadas en la apertura de la frontera para que la situación económica mejore en la frontera.

Algunos que por la edad o alguna enfermedad no pueden trabajar de manera activa, esperan que se abra la frontera para por lo menos ganar unos 20 bolivianos al día, pasando productos un par de veces.

Recordó, que en San José de Pocitos el 80 por ciento de la población vive del comercio y del bagayage.

“El covid no ha matado a los bagayeros, más bien el tema económico ha asfixiado”, agregó a tiempo de señalar que, poco o nada ayudaron las autoridades del gobierno nacional y del gobierno local.

Por su parte, el nuevo presidente del Comité Cívico de Yacuiba, Ángel Urzagaste lamentó que durante tantos años no se ha podido hacer sostenible la producción para dejar de tener una economía dependiente.

Señaló, que durante varios años no se hicieron nuevas exploraciones de campos gasíferos, lo que ahora afecta en los ingresos económicos de la región.

Tipo de cambio

El diputado por Comunidad Ciudadana (CC), José Luis Porcel indicó a El Andaluz que para la apertura de la frontera las autoridades decidieron vacunar a la mayor cantidad de la población estable y flotante de las fronteras, para evitar contagios.

Respecto a la economía, considera que no habrá muchos cambios con la apertura de la frontera, tomando en cuenta que en la actualidad por el contrabando, los mercados se encuentran inundados con productos argentinos que son mucho más baratos que los productos nacionales, por la inflación y la devaluación de la moneda argentina.

El diputado dijo que en Bolivia se tiene que pensar en producir lo nuestro para sustituir a las importaciones, fomentar la producción.

Explicó, que el ser competitivos no sólo pasa por un precio más bajo, sino también por el tipo de cambio de la moneda que se tiene en el país, que por razones políticas considera que se congeló el tipo de cambio desde hace once años.

Si bien el tipo de cambio de la moneda respecto al dólar encarecerá algunos costos de productos de la canasta familiar, generará también mayores ingresos en la exportación de productos, son variables muy delicadas que se deben tocar, pero en otro momento.

El legislador nacional cree que ahora no es el momento de modificar el tipo de cambio, más en medio de una crisis económica por la pandemia del covid 19 pero en algún momento se lo tiene que hacer.

Deja un comentario