Noticias de Bolivia

Vía El Deber

Los incendios forestales están arrasando con los bosques y pastizales de la región cruceña, afectando principalmente a la Chiquitania, donde van quedando cicatrices por el fuego. En lo que va del año, la afectación en Santa Cruz alcanza las 203.000 hectáreas y 10 de los 56 municipios tienen riesgo extremo de incendios, según la Gobernación cruceña.

Las autoridades regionales advierten que este año la temporada de incendios se adelantó porque generalmente se iniciaba en agosto, pero esta vez el fuego empezó a generar emergencias desde junio, atendiendo incluso incendios de sexta generación. Precisamente la ocurrencia de incendios llevó a la Gobernación a declarar alerta roja en el departamento.

La jefa de la Unidad de Bomberos de la Gobernación, Yovenka Rosado, indicó que actualmente de los 56 municipios cruceños, 41 son vulnerables a los incendios forestales.

De los 41 municipios, diez presentan un riesgo extremo, que son Cabezas, Cotoca, Cuatro Cañadas, Fernández Alonzo, La Guardia, Pailón, San Javier, San Julián, San Ramón y Warnes. La sequedad del bosque, las altas temperaturas y las pocas probabilidades de precipitaciones, son los factores que hacen prever que el fuego puede afectar más a estas zonas.

“Desde el Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales (Satif) y de acuerdo a la Ley de Gestión de Riesgos se declara alerta roja por la ocurrencia de incendios forestales. Estamos en un periodo crítico por el aumento progresivo de emergencias por incendios forestales”, dijo Rosado.

Las condiciones climatológicas también han sido tomadas en cuenta para la declaratoria de alerta roja, porque la sequía afectó la vegetación que se convierte en un combustible para los incendios, por lo que la Gobernación sugiere a los municipios activar los comités de emergencia y declarar emergencia o desastre, para canalizar más recursos.

Señaló que el Gobierno departamental dispone de un presupuesto de más de Bs 3 millones para prevenir y combatir los incendios forestales, pero una vez los municipios se declaran en desastre, se activa el Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED), lo que permite que varias reparticiones de la Gobernación intervengan e inyecten otros recursos.

Emergencias

La funcionaria de la Gobernación informó que ayer se registraron 60 focos de quema en San Matías, San Ignacio, El Puente y Ascensión de Guarayos, pero en lo que va del mes se han reportado un acumulado de 2.066 y en lo que va del año, 16.790 focos de quemas.

Mitigación de incendios

Entre tanto, los bomberos y técnicos de los municipios de San Matías, Roboré y San Ignacio de Velasco, además de militares de las Fuerzas Armadas, continúan trabajando en el control y liquidación de los incendios.

“Tenemos tres incendios activos y seguimos trabajando en San Matías dentro del área protegida del ANMI San Matías, pero también hemos recibido una buena noticia de que este incendio ya ha sido controlado en gran parte. Ya no es un incendio de magnitud por lo que se va a proceder al control para posterior a ello realizar la liquidación y el monitoreo para evitar que se reactive”, declaró Rosado.

Por su parte, el director del Área de Conservación de la Reserva del Valle de Tucabaca, Richard Rivas, señaló que el fuego que se inició hace casi dos semanas, ya fue controlado, por lo que ya realizaban el monitoreo para liquidar el fuego.

“Ya se controlaron los incendios, ahora estamos trabajando en la liquidación total”, dijo.

Por su parte, Rosado anunció que identificaron otro incendio que no tiene conexión con la emergencia que se controló, por lo que presumen que otras personas iniciaron una nueva quema, a pesar de que éstas ya no están permitidas.

“Lamentamos que en Roboré, a pesar de haber tenido un incendio de magnitud, hemos registrado otro incendio. Son personas que están realizando sus quemas y se ha salido de control, ese incendio que está por el río de Aguas Calientes”, señaló la funcionaria.

Otra de las emergencias registradas está en San Ignacio en la comunidad San Bartolo, donde trabajan los militares y la Gobernación envió una brigada para apoyar las tareas. “En esta emergencia ya se tiene una afectación de 5.800 hectáreas afectadas”, lamentó Rosado.

Declaratorias

Por otra parte, desde la Gobernación informaron que nueve municipios cruceños ya emitieron su declaratoria de desastre, dos por incendios forestales y los otros por sequía, heladas y nevadas.

El alcalde de Roboré, José Eduardo Díaz, promulgó el 4 de agosto la declaratoria de desastre por heladas, sequía e incendios forestales, la misma que estará vigente hasta el 31 de diciembre.

San Matías también se declaró en desastre por la sequía e incendios, mientras que Vallegrande, Moro Moro, Quirusillas, Comarapa, Pailón, Cuevo y San Julián se declararon en desastre por heladas, nevadas y sequía.

Atención médica

El humo de los incendios ya ha empezado a afectar la salud de los pobladores que viven en zonas cercanas al fuego. Por ejemplo, en la comunidad Candelaria, ubicada en el municipio de San Matías, se han presentado casos de conjuntivitis y dolencias estomacales.

Ricardo Rocha, médico encargado de la posta de salud de esta zona, comentó que entre 30 y 40 personas llegan a diario desde hace días con estos malestares.

La posible causa de estos problemas son los incendios forestales que arrecian el departamento desde hace algunas semanas.

Rocha atiende a más de 200 personas que están en primera línea combatiendo los siniestros, entre bomberos guardaparques y soldados del Regimiento de Infantería 14 Florida.

Ante esta situación, médicos del hospital municipal de San Matías saldrán este próximo 16 de agosto en una caravana hacia las comunidades pantaneras.

William Bellido Viveros del Hospital Municipal informó que llevarán medicamentos y atenderán consultas en medicina general y también atención dental.

Deja un comentario