Hace unos tres días, el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, hablaba de 120 mil hectáreas quemadas, solo en el municipio de San Matías. Hasta ayer, la secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación, Alejandra Sandoval, contabilizó aproximadamente 140 mil ha en el mismo lugar.

Si bien el fuego está contenido, mas no controlado, el daño ya está hecho. En total, de acuerdo a datos de la Gobernación de Santa Cruz, son 200 mil las hectáreas dañadas por el paso del fuego, especialmente en tres municipios, San Matías, Roboré y San Ignacio de Velasco.

Sandoval lamentó que, a pesar de la coyuntura de los incendios y de la paralización de las autorizaciones, la ciudadanía continúe realizando quemas.

“Es lamentable que continúen dándose los focos de quema, que como ciudadanos sigamos prendiendo fuego a nuestra basura, chaqueando, sabiendo que está prohibido y que las condiciones climáticas no son favorables con los fuertes vientos, porque puede descontrolarse cualquier foco de quema. Es un llamado a la conciencia del daño que pueden causar si esto se descontrola”, exhortó.

En Roboré, hasta ayer, la secretaria departamental dijo que se contabilizaron 17.500 ha afectadas por el fuego.

Amenaza climatológica

De acuerdo a datos del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), la próxima semana presenta condiciones demasiado favorables para la propagación de los incendios, al punto de que la recomendación es ni siquiera botar colillas de cigarros.

Cristina Chirinos, representante regional del Senamhi, explicó que esta semana los vientos alcanzaron los 80 km/h, y que si bien hasta el sábado bajarán en intensidad, volverán a cobrar fuerza a partir del domingo 15.

Oscilará entre 40 y 60 km/h hasta el sábado, pero después vuelve en dirección noroeste, aumentando de intensidad, es probable que el día domingo, lunes o martes el viento supere los 70 km/h”, pronosticó.

A la variable de los vientos agregó dos factores meteorológicos que elevan los riesgos, la humedad relativa del ambiente y las temperaturas.

Según Chirinos, a partir del fin de semana, las temperaturas van a ascender, estarán por encima de los 30 grados, y probablemente en el sector de la Chiquitania alcancen 37 y 38 grados centígrados.

“Se habla del 30-30-30, es un triángulo que hace referencia a cuando los vientos están por encima de los 30 km/h, la temperatura está por encima de los 30 grados centígrados y la humedad por debajo del 30%”, explicó.

En cuanto a la humedad, Chirinos dijo que bajo la presencia de un manto de humo en el Oriente, ayer había en la ciudad una humedad del 46%, que suele aumentar en horas de la mañana. Pero en los pronósticos, dice que la humedad relativa oscilará en los siguientes días entre 40 y 60%, pero que en la Chiquitania será menor, estará entre 30 y 50%.

Otro factor meteorológico en contra tiene que ver con las precipitaciones, que son pocas, y según el Senamhi, hasta el 20 de agosto no se prevén lluvias.

Provincias afectadas

Sobre los incendios en San Matías, la secretaria de Medio Ambiente dijo que el problema, que ya lleva varias semanas, está siendo afrontado de forma coordinada entre los tres niveles de gobierno.

Lamentó que ayer se registraran 47 focos activos, según el Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales (Satif).

El alcalde de San Matías, Dennys Velarde, no se atrevió a dar una fecha precisa de control del fuego. Dijo que las llamas fueron tan altas, que sobrepasaron las brechas de contención, y que la mitad de la extensión dañada ha sido en predios privados.

Richard Rivas, director del Área Protegida de Tucabaca, en Roboré, hasta ayer esperaba controlar el fuego en la serranía de la zona de protección.

San Ignacio se declaró en emergencia por el fuego proveniente de San Matías, que ya afectó 5.000 hectáreas, según los datos que dio ayer la Gobernación. Enviaron voluntarios y bomberos a la frontera con Brasil.

Deja un comentario