Fútbol

PREMIUM SPORTS.-

La apuesta de Florentín en El Alto fue rescatar un punto y no ir por los tres. Su defensa cometió errores y Always Ready, al que le entregó la pelota, le hizo dos goles en un par de minutos.

The Strongest se olvidó de que es el líder y subió a El Alto a solo defenderse en procura de arañar algún puntito, y a la larga lo pagó caro, porque bastaron un error tras otro para que Always Ready le hiciera dos goles y lo liquidara (2-1), este miércoles en el estadio Municipal de Villa Ingenio, en un partido reprogramado de la sexta jornada del campeonato de la División Profesional.

El timorato Tigre dejó pasar la posibilidad de escaparse más como primero en la tabla y, en vez de alejarse a 11 puntos del segundo, permitió que justamente Always se le acerque a 7, con una rueda aún por jugar en la que el “colchón” a su favor ya no será tan grande.

Fue un The Strongest que renunció a sus pergaminos de absoluto puntero y de principal goleador, y postergó su poderío ofensivo solo por intentar no perder, lo que facilitó que la banda roja lo domine y lo presione hasta por fin domarlo.

Un travesaño y casi nada más

Al comienzo parecía que iba a ser un verdadero Tigre con el bombazo de Jesús Sagredo, quien mandó la pelota al travesaño.

Pero luego su táctica se vio a todas luces: esperar, entregar la pelota al rival y defenderse, y de tanto en tanto contragolpear. En una de esas salidas rápidas, Jeyson Chura tiró de afuera apenas desviado.

Casi todo lo demás de ese periodo fue de Always, que tuvo la chance de manejar el balón y de buscar los espacios, con la sensación de siempre hacer rondar el peligro en el área atigrada, aunque evidentemente sin libertad por todo lo defensivo que decidió ser The Strongest.

En ese trajín, una vez el golero Daniel Vaca salvó su arco estirándose frente a un sutil toque de Marcos Ovejero.

El Tigre tuvo otro contragolpe, aunque Chura lo definió disparando débil.

Se cae la estantería

Al minuto de reanudas las acciones, Ovejero no “vacunó” porque, llegando bien habilitado, eludió a Daniel Vaca, aunque su tiro se fue desviado mientras era jalado por Adrián Jusino.

Los atigrados definitivamente se habían refugiado atrás, a partir de la decisión del DT Gustavo Florentín de reforzar la contención con Diego Wayar sacando a Chura, entonces fue mayor la presión de Always para martillar sobre su área.

Después sucedió la previsible: en dos minutos la estantería se le vino abajo al Tigre, primero por un error de Richet Gómez, cuyo cabezazo en vez de rechazar habilitó en el segundo palo a Carmelo Algarañaz (1-0), a los 62; mientras que a los 63, un pase perfecto entre líneas dejó solo a Jair Catuy, quien embocó ante la salida de Vaca.

Los atigrados reaccionaron a medias, nada convencidos, y tanto tardaron que el único descuento llegó a los 86, un golazo de “tijera” de Jair Reinoso después de que la pelota se la había bajado bien el recién ingresado Ronaldo Martínez.

Always celebró al final el haber sido el mejor. Lo fue, con mérito dividido, porque en gran medida The Strongest dejó que así ocurriera.

Deja un comentario