Luego de que el Gobierno confirmara la fecha oficial del Censo Nacional de Población y Vivienda para el 16 de noviembre de 2022, el gobernador de Tarija, Óscar Montes, calificó de positiva la decisión, aunque consideró que el empadronamiento no modificará en gran medida la distribución de recursos.

“Es fundamental para hacer una buena planificación, tener ese diagnóstico que se consigue a través del censo, que nos va a mostrar cuál es la realidad por la que estamos atravesando”, declaró Montes a los medios.

La autoridad explicó que el censo permitirá a las autoridades políticas planificar decisiones importantes sobre las necesidades de la población en salud, educación, infraestructura o saneamiento básico, entre otras temáticas.

Montes consideró que el censo no modificará la distribución de recursos económicos en el país de manera significativa, excepto por Santa Cruz, que es el único departamento que las últimas dos décadas recibió un flujo migratorio importante.

“Más allá de quién se beneficia o perjudica, creo que es importante, que los bolivianos tengamos una radiografía del país que nos permita conocer exactamente en qué situación nos encontramos”, declaró.

En abril pasado, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) abrió la posibilidad de que el empadronamiento se realice en 2024, lo que provocó la protesta de los representantes de varias regiones del país que consideraron de que la consulta debía realizarse lo antes posible.

Finalmente este miércoles el presidente Luis Arce escribió en Twitter: “Nuestro Gobierno, como comprometió garantiza el financiamiento y respaldo institucional para realizar el Censo Nacional en noviembre 2022”.

Deja un comentario