Proyecto de mitigación de olores de laguna de oxidación es una amenaza ambiental

(Roberto A. Barriga/EL Andaluz)

Gabriela Panique, presidenta del barrio San Luis, indicó que, tras una inspección a las lagunas de oxidación del barrio San Luis, se concluyó que es un desastre, y que el manejo del lugar es altamente cuestionable.

Tiraron desechos en la avenida principal y los lodos son mezclados indicó paras las últimas noticias de Tarija. 

Panique pidió una auditoria a Cosaalt (Cooperativa de agua y alcantarillado sanitario de Tarija) debido a que se tiran contaminantes al rio Guadalquivir, además que los vecinos pagan en la factura del agua el tratamiento del agua.

Se supone que se estaba implementando un proyecto para la mitigación de olores que tenía un costo de 11 millones de bolivianos, al final el presupuesto habría subido a una suma superior a los 30 millones de bolivianos.

Este proyecto vierte contaminantes al principal rio de Tarija, esto generó oposición en los vecinos de Tarija.

La presidente del barrio explicó que ya debería haber concluido y no tiene un avance ni siquiera del 20%, es más la situación esta peor, cuando el proyecto buscaba mejorar las condiciones.

Raquel Ramos, concejal del municipio de Tarija, indicó a El Andaluz que la comisión de medio ambiente del concejo municipal se trasladó hasta las lagunas de oxidación el pasado lunes para realizar una exploración.

La inspección se centró en dos puntos uno el proyecto de la mitigación de olores y otro el estado y mantenimiento de la planta.

Una de las sorpresas fue que Cosaalt no quiso acompañar la inspección, ante esta actitud continuaran con su trabajo y la empresa encargada del realizar el proyecto de mitigación admitió que se tiene un avance del 20 por ciento.

Ramos indicó que el proyecto inició en 2018 y debería acabar en julio del próximo año, por lo que ven muy difícil que se terminé.

La concejal apuntó que los materiales que utilizan son peligrosos y de mala calidad, “era asombroso ver estas construcciones monstruosas con un fierro tan delgadito” apuntó.

Los olores se amplificaron junto con las enfermedades que se ocasionan debido a que las lagunas de oxidación siguen funcionando a una distancia no recomendable de la población.

 aquel Ramos confirmó que las aguas residuales van hacia una quebrada y esta se dirige hacia el Rio Guadalquivir de forma directa.

Se convirtió en un problema y no en una solución

La bióloga especialista en manejo de proyectos, María Cristina Arellano, indicó a través del programa del Llokalla Malcriado, que el proyecto de mitigación de olores creo pasivos ambientales. Esto quiere decir que se originaron contaminantes que tendrán que ser tratados y esto supone otro costo de dinero.

Además, resaltó falta de planificación en este proyecto algo que se ve salpicado también en la planta de tratamiento de aguas residuales de San Blas según apuntó.

Un problema muy grande es que estos pasivos ambientales fueron generados por bolsas de plástico contempladas en el proyecto de mitigación, se supone que tendría que dar solución, pero en realidad empeoró la situación ambiental de Tarija explicó Arellano.

“ Se tenia que realizar un proyecto que sea amigable con el medio ambiente, pero se empecinaron a utilizar bolsas de plásticos con son esas geomembranas” explicó.

Por otra parte, se estaría desviando aguas residuales al rio Guadalquivir lo que ocasiona mas daño y repercusiones en la salud.

En el mismo programa el ingeniero, José Luis Alzugaray, apuntó que se estarían generando cientos de toneladas en lodos, estos lodos son los desechos, residuos, contaminantes tóxicos que no se sabe a donde van a parar. Es importante señalar que estos lodos deben ser tratados y tiene un costo de dinero adicional.

Alzugaray además contempló que con el avance que se tiene ya se pagó millones por algo que perjudica en vez de ser un beneficio.

 Gobernación aclara que no se paralizó el proyecto de mitigación de olores

La Secretaria de Obras Públicas de la gobernación, Ing. Sandra Zubieta, aclaró que en ningún momento se rescindió el contrato con la empresa responsable de ejecutar el proyecto de mitigación de olores en el barrio San Luis sino que se presentó una intención de resolución de contrato, como establece la norma, porque la empresa no cumplió el cronograma de ejecución.

“Hemos pedido mediante cartas que se nos informe de qué manera se ha invertido el anticipo de obras, cosa que hasta el momento no han podido aclarar, también el tema de la ejecución de trabajos, no han podido cumplir, su plazo se ha vencido en la segunda etapa, ellos tenían que ejecutar las obras. Nosotros, amparados en el contrato, hemos procedido a hacer la intención de resolución, lo cual nos manda la normativa vigente y los contratos”.

Zubieta dijo también que nadie solicitó información sobre este proceso y que las declaraciones de la concejal del MAS carecen de veracidad, porque incluso se nombra a personas que no trabajan en el proyecto. Así mismo, informó que la empresa tiene hasta el viernes para responder a las observaciones de la Gobernación, de lo contrario, recién se solicitaría la resolución del contrato: “A la empresa no se le debe absolutamente nada, se le ha dado un 20% de anticipo, ellos han presentado una planilla y hemos cancelado el 10%, a la fecha no tenemos ninguna planilla pendiente de pago”.

Deja un comentario