Real Santa Cruz le sumó acento dominicano a su estirpe camba

Fútbol

DIEZ.- Escuchar el acento brasileño, argentino o paraguayo, e incluso el de españoles en la gran mayoría de nuestros equipos no es ninguna novedad; en cambio, sí resulta novedoso el inconfundible y tan particular estilo de hablar centroamericano que se empieza a escuchar en los entrenamientos de los planteles bolivianos.

Este es el caso de Real Santa Cruz, otrora equipo criollo, sin foráneos en sus filas, pero que desde hace muchos años incorpora jugadores extranjeros en sus filas.

El club cruceño sorprendió contratando a un futbolista dominicano, Edarlyn Reyes, quien con su buen fútbol, picardía y goles ha conquistado a la fanaticada merengue.

En su momento fue toda una novedad. Real pasó del majao y el locro al sancocho, el mangú y las habichuelas guisadas; o del popular pollo a la brasa de nuestro medio al no menos común pollo guisado de Dominicana. De probar chicha y somó a los zumos de caña, coco, papaya, mango con tostones o degustar las picantes bebidas como banana mama y coco loco, típicas en centroamérica.

Los centroamericanos donde van se hacen sentir, y Edarlyn Reyes lo demostró en la cancha a punta de cambios de ritmo, gambetas y la máxima alegría del gol. El último lo marcó nada menos que ante Bolívar, en la ciudad de La Paz, en un empate que resultó histórico para Real porque –como se sabe- traer puntos del altiplano se ha convertido en casi misión imposible para los cruceños.

Pero, ¿cómo es que se logra la llegada de Reyes a Santa Cruz? “La liga de Dominicana terminó el 2020, entonces tuve que retornar a Estados Unidos donde está mi familia, pero fue entonces que el primero de enero del 2021 recibí la llamada de Iván Zerda (actual ayudante de campo del DT Néstor Clausen) y una semana después estábamos concretando mi venida a este país donde me siento a gusto”, relató.

Edarlyn no defraudó y por ello Zerda se atrevió a sugerir la incorporación de dos dominicanos más.

En las contrataciones de Real Santa Cruz a los tres jugadores dominicanos hay un factor común: Iván Zerda, quien fue el contacto para para concretar posteriormente las incorporaciones de Edarlyn, “Danco” y Dorny.

Zerda jugó en varios equipos bolivianos (Real Potosí, Aurora, San José, Real Mamoré, Ciclón, Wilstermann y Nacional Potosí) y fue campeón el 2017 en República Dominicana con el club Atlántico F.C.; ese año comenzó la relación de amistad con los centroamericanos.

“La historia es así: cuando dejo el fútbol se me dio la oportunidad de ser asistente técnico en el Atlántico F.C, donde ya había sido campeón como jugador, me tocó enfrentarlos a los tres como jugadores y también como asistente después. Yo vi que que ellos tenían el potencial para salir a jugar en otras ligas del mundo”, cuenta Zerda.

Fue así que, a inicios del presente mes, se aseguró la contratación de Dorny Romero (de 23 años de edad), un centrodelantero que viene del club mexicano Venados y que antes había militado en el Cibao F.C. de su país y en la selección nacional. Con él llegó César “Danco” García, igualmente seleccionado y defensor de 28 años que viene del Jarabacoa F.C., del cual era su capitán y quien pese a su posición en la cancha había marcado 4 goles en el presente año.

Dorny Romero mantiene una estrecha amistad con Edarlyn, pues fueron compañeros en la selección preolímpica sub 23 de su país y luego en la categoría mayores. Reyes le dio información sobre la realidad del fútbol boliviano, lo invitó porque Dorny estaba en el torneo mexicano pero no tenía muchos minutos de juego.

“Me gustó mucho el desafío de venir a Bolivia a experimentar en un fútbol absolutamente ajeno al nuestro en Centroamérica. Del Cibao F.C. de mi país pasé al Venado-Yucatán de México; es una realidad nueva aquí y le estoy metiendo ganas para ganar un puesto entre los titulares y aportar para que Real vaya pa´lante y entre todos podamos conseguir un premio al final del torneo”, expresó.

Dorny es un delantero de contextura menuda, pero su compatriota “Danco” García es un defensor con una presencia física más destacada (como para su puesto) y la expectativa es que acá, como en país, pueda llegar a concretar goles como un plus a su trabajo en la zaga.

“El hecho que tres dominicanos estemos acá es buena señal, que estamos creciendo, que podemos ser la llave para la venida de más paisanos nuestros. A mí me interesaba mucho salir de República Dominicana para tomar otra agua extranjera; esta oportunidad no la voy a desaprovechar”, aseguró un locuaz central, quien viene precedido de la fama de ser de aquellos que habla mucho y manda en el campo de juego.

Real Santa Cruz les abrió las puertas del fútbol boliviano. Los albos esperan que los centroamericanos les ayuden a cambiar el presente. Por lo pronto, se empezó a hablar diferente.

Deja un comentario