Surgen voces que rechazan la posibilidad de aplicar vacunas cubanas a menores de 18 años

NOTICIAS DE BOLIVIA

¿Le gustaría vacunar a su hijo menor de 18 años para protegerlo del Covid-19? La respuesta afirmativa de muchos padres de familia incrementó al saber que en otros países se está colocando las dosis a menores entre 12 y 17 años. En Bolivia, el ministro de Salud, Jeyson Auza, también se refirió al tema y contempló un plan para vacunar a los menores de 18 años con la vacuna Abdala, creada en Cuba. No obstante, el planteamiento no cuenta con el visto bueno de gran parte de la comunidad digital boliviana.

“Nosotros tomaremos las determinaciones necesarias para garantizar las vacunas en caso que estos estudios sean exitosos”, manifestó este domingo el ministro de Salud en alusión a las vacunas que se elaboran en Cuba, según una publicación de la agencia estatal de noticias ABI.

Las reacciones no se hicieron esperar. «Esta vacuna no está terminada, ¿acaso quieren usarnos como conejillos de indias?«, señaló una usuaria en las redes sociales de EL DEBER, luego de que se publicara el anuncio de Auza. 

«Esto es jugar con la salud de nuestros hijos», opinó otro seguidor. La postura de otros comentarios aluden a la relación política entre ambos gobiernos: «Política y salud nunca se juntan, se supone que los gobernantes debería proteger a su población, no utilizarla como ratas de laboratorio».

Si bien la autoridad de Salud enfatizó que la medida se contemplará una vez que concluyan los estudios que realizan científicos cubanos en la población infantil y adolescente, la idea es rechazada entre la población.

Actualmente, el Gobierno cubano está desarrollando cinco alternativas de vacunas contra el Covid-19. Dos de ellas, identificadas como Soberana 02 y Adbala, se encuentran en la tercera fase de investigación, lo que significa que ya han iniciado las pruebas en humanos, de forma controlada.

Cuba ya ha cursado la solicitud de permiso ante la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los primeros estudios revelan que la versión de la vacuna Soberana 02 refleja una efectividad del 62% (cifra suficiente, pero baja, similar a la de la china Sinovac, cuya eficacia ha sido cuestionada en varios países latinoamericanos). La otra vacuna, Abdala, ha mostrado una efectividad del 92% (similar a la Moderna y Pfizer), pero requiere tres dosis en lugar de las dos inyecciones habituales.

A inicios de julio de este año, autoridades de salud cubanas destacaban el avance en las pruebas con la aplicación de dosis a más de 40.000 participantes cada una. Expertos internacionales de salud han expresado su asombro ante lo que califican como «aventurada» la distribución de las vacunas ya que ninguna de ellas ha sido autorizada ni se conocen resultados de los estudios de fase 3. 

En ambos casos, las vacunas tiene una composición de subunidades de proteínas, compuestas por una fracción sintética de la proteína S del SARS-CoV-2, la denominada RBD (dominio de unión al receptor, receptor binding domain).

Las redes se pronuncian

«La que es apta y ya se ha aplicado en otros países es la Pfizer a niños de 12 años en adelante», expresó la internauta Elizabeth Cuba.El tenor de los comentarios rechaza el uso de las vacunas y cuestiona que se quiera experimentar con los menores de edad. 

El pedido de otros usuarios, como Inés Estremadoiro, apelan ​​​a la lógica de buscar las vacunas aprobadas actualmente. «Porque no colocan las que se están colocando en otros países que están terminando de vacunar a su totalidad de su población. No jueguen con la salud de los niños», publicó la internauta.

via El Deber

Deja un comentario