Las paredes pintadas indignan más que las mujeres violadas

(Roberto A. Barriga/El Andaluz)

“No somos hijos de Dios, somos hijos de Mochas”, “El padre coco no es la excepción es la regla”, “Ante el poder no empoderas, te rebelas”, “ No nos matan por callar, nos matan por rebelarnos” son algunas de las frases con las que las calles de Tarija amaneció el domingo.

Esto ocasionó que algunos medios de comunicación digitales desplieguen todo su machismo en contra de activistas feministas y que exista una ola de críticas y debates por las redes sociales.

Distintos actores desde varios lugares condenaron los mensajes de odio hacia las activistas, la falta de sensibilidad y entendimiento de los mensajes fue evidente. Lo que centra la agenda es si es o no la forma correcta de expresarse.

Por ejemplo, la reconocida analista política tarijeña Susana Bejarano escribió en su muro

Viej@s y jóvenes carcamales en #Tarija están enojados y escandalizados porque las paredes amanecieron con unos grafitis… En realidad, les molesta el reclamo, no los garabatos. Deberían “indignarse” cuando matan mujeres, cuando las violan, cuando los curas las acosan.

Dicen que les molesta “la forma”. ¿Y cuando la forma es cambiar notas por sexo, violar a las chicas borrachas, cuando viralizan sin consentimiento intimidades, cuando lastiman a los hijos por castigar a la madre, cuando las matan por no querer seguir con ellos… cuando son esas las formas, también se enojan?

Esto ocasionó algunos comentarios desatinados por personas que son fieles defensoras de un sistema que oprime, lo que recibió respuesta en el mismo post de Bejarano, Mariel Paz, miembro de la Red contra la violencia hacia las Mujeres , y escribió.

Edson Gomez está prófugo de la justicia, acusado de violar a sus dos sobrinas, una de ellas con discapacidad.

En Bermejo, Mariluz Marqués está desaparecida desde hace casi dos años, se tiene indicios de que fue víctima de feminicidio y su madre la busca cada día, sin que hasta ahora la justicia haya actuado con responsabilidad.

Varias mujeres jóvenes han denunciado ser víctimas de violencia sexual por parte del padre “Coco” quien fue expulsado de la universidad católica en donde era docente. Hasta ahora el ministerio público no ha encaminado una seria investigación penal.

Estos crímenes son en Tarija el pan de cada día y nunca merecieron que se levante el coro de voces iracundas y linchadoras.

No ofende tanto una pared pintada, porque todos los días amanecen paredes pintadas en toda la ciudad.

Lo que indispone es el mensaje, lo intolerable es la denuncia de las verdades de violencia machista, homofobia y pederastia.

Lo que perturba es el desenfado y la rebeldía.

La indignación es selectiva y es hipócrita.

Los grafitis también llegaron a la Universidad Autónoma Juan Misal Saracho (UAJMS), uno de los medios de comunicación condenó en vivo estos grafitis, de nuevo alegando que no es la forma.

Ante esto el reconocido abogado, Tamer Medina, publicó en su muro de Facebook:

La universidad Juan Misael Saracho está podrida por dentro y se molestan porque les graffitean la facha.

Sea o no la forma de expresarse lo cierto es que ocasionó y logró su objetivo, demostrar en el espació público tarijeño que las paredes pintadas indignan más que las mujeres violadas.

Activistas denuncian hostigamiento anónimo

Cintia Mamani y Noelia Vera integrantes del grupo activista de Mochas Copleras, denunciaron ante cámaras que varias personas por redes sociales intentaron realizar un linchamiento público por Redes Sociales. Asimismo, algunos medios digitales también protagonizaron estas actitudes.

“Quiero invitar a todas esas paginas que han usado mi imagen, que demuestren con pruebas reales donde me han visto grafitear una pared o donde han vista que yo estaba con una alta grafiteando la pared” expresó Mamani.

La integrante de Las Mochas Copleras apuntó que los grafitis son una expresión genuina que denuncia violencia hacia las mujeres, y que no existe tanta indignación cuando se violenta a mujeres, niños y adolescentes.

“Ante tantos casos de violencia de acoso sexual dentro de las universidades, de las familias, estamos muy indignadas, porque para nuestra sociedad tarijeña lamentablemente esta expresión que se ha dado en las paredes, que se da a través de grafitis, a través de murales, a través de pinturas, este ahora siendo fuertemente cuestionado, cuando vemos las múltiples formas de violencia que vivimos las mujeres” dijo Mamani.

Las activistas agradecieron el apoyo que reciben de distintas personas de todo el país, e iniciaron una campaña en Redes Sociales que lleva el hashtag #YografitieTarija.

Ambas integrantes de las Mochas Copleras lamentaron que no se persiga de esa forma a los violadores, y abusadores.

Colectivo Imaginarias se pronuncia ante acoso de medios y en RRSS

El colectivo feminista tarijeño Ivaginarias, ante la ola de mensajes de odio escribió en su página oficial de Facebook que no acepta la interpelación por pintar paredes.

Hola Tarija

Ante la repercusión de la grafiteada en Tarija queremos nombrar:

Las autoridades ni la población se incomodaron cuando escapaban violadores hace 6 días por ejemplo con el caso de Giovanni Gómez.

Como el 2020 pasaron tranquilos con 113 feminicidios.

Sin responder por MariLuz Marquez desde 2019.

Nos quieren interpelar porque pintamos las paredes?

Nosotras les respondemos que estamos atrás de una estructura de poder que no legisla políticas públicas para que la sociedad deje de repetir tantas formas violentas con las que nos matan.

Tarija es el departamento más violento hacia la mujer

El Andaluz publicó una nota en abril donde el fiscal departamental, Wilson Tito, informó ante medios de comunicación que el 78% de las causas que existen en Tarija, son delitos en razón de género, esto significa que más de dos tercios de la carga procesal son por abuso hacia las mujeres.

Se entiende delitos de razón de genero a toda agresión física, psicológica o sexual cometida hacia la mujer por el cónyuge o ex-cónyuge, conviviente o ex-conviviente, o su familia, ascendientes, descendientes, hermanas, hermanos, parientes civiles o afines en línea directa y colateral, tutores o encargados de la custodia o cuidado.

Además, indicó que están realizando descongestionamiento judicial con el órgano judicial para efectivizar su trabajo, está reforzando la Unidad de género con 10 fiscales, tres más de los que había antes, además que incrementaran personal administrativo.

“Esta situación ha sido observada con mucho cuidado” expresó ante cámaras Tito, se espera que no existan observaciones por parte del poder Judicial.

Los fiscales litigadores también tendrán ayuda para los juicios orales y escritos, se espera bajar la carga procesal, existen alrededor de 300 procesos por cada uno de los 36 ficales que existen en todo el departamento, es decir 10.800 casos.

Esto significaría que de los más de diez mil casos que tiene que manejar los fiscales, 8.424 son por razón de género, agresión física, psicológica y demás.  

En el 2019 el ex Director de la Fiscalía Especializada en Delitos de Violencia Sexual y en Razón de Género, informó que “La violencia de género se ha incrementado notablemente llegando a alcanzar el 34% de la carga procesal que atiende el Ministerio Público, por lo que se han realizado ajustes en el marco de la Ley Nº 1173 y ahora nos hemos acercado a las comunidades indígena originaria campesinas del país, para tener diálogos interculturales y ver cómo los sectores están abordando este tipo de problemáticas”.

Esto demuestra que Tarija está muy por encima de carga procesal nacional, lo que es preocupante.

Deja un comentario