La trama en Argentina para el envío de munición a Bolivia comenzó el 7 de noviembre

Instalada la denuncia penal contra el expresidente argentino Mauricio Macri y nueve excolaboradores, el gobierno de Alberto Fernández señala que la trama para el envío irregular de pertrechos a Bolivia comenzó el 7 de noviembre de 2019, cuando se cambió la regulación para la salida de materiales controlados, o sea, tres días antes de la renuncia de Evo Morales en Bolivia y a cinco de la autoproclamación de Jeanine Áñez.

“Los denunciantes afirman que todo el operativo para llevar adelante ese respaldo a los golpistas comenzó el 7 de noviembre de 2019 cuando el entonces director de ANMAC (Agencia Nacional de Materiales Controlados), Eugenio Cozzi, modificó la regulación de la salida definitiva o temporaria del país de materiales controlados. Esa decisión administrativa que flexibiliza los requisitos para las salidas temporarias de armamentos termina por eliminar las exigencias de informar a la aduana”, publica Página 12.

El escándalo explotó la anterior semana, cuando se reveló una carta de agradecimiento del 13 de noviembre de ese año, de Jorge Terceros, entonces comandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), para el entonces embajador argentino Normando Álvarez, por la provisión de “material bélico”. Álvarez negó haber recibido la misiva, cuya copia fue encontrada por su sucesor, Ariel Basteiro, y fue confirmada en los archivos de la FAB.

Todo esto sucedió en medio del derrocamiento de Morales, quien dimitió a la presidencia el 10 de noviembre, asfixiado por protestas cívicas, un motín policial y la presión de las Fuerzas Armadas, además de un polémico informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) que alimentó el discurso del fraude en las elecciones generales de ese año, que precisamente había ganado el jefe del MAS sin necesidad de ir a un balotaje.

El presidente argentino Fernández pidió disculpas a su par de Bolivia, Luis Arce. “Sentí mucha vergüenza porque Argentina haya prestado armamento y gases para reprimir a un pueblo que se estaba oponiendo a un golpe de Estado… Está certificado por documentación argentina que del país salieron 70.000 balas de goma para Bolivia en un vuelo del 12 de noviembre. ¿Sobre eso yo qué puedo explicar? No puedo explicar nada porque lo hicieron durante la gestión anterior (de Macri)”, afirmó el lunes a Radio 10.

Fernández fue protagonista en la partida de Morales de Bolivia, el 11 de noviembre, luego de una odisea por el “bloqueo” al avión de México que lo debía recoger desde el Chapare, su bastión en Cochabamba. Incluso el presidente argentino reveló que Macri se opuso a dar refugio al boliviano. “Macri me dijo que traer a Evo Morales era traer un problema de Bolivia a la Argentina. Me avergonzaba escucharlo pidiéndome que reconociera el mandato de Jeanine Áñez. Argentina tiene una historia trágica con los golpes de Estado”.

En Bolivia se develó que apenas posesionada en su cargo, con el apoyo de reuniones extralegislativas que ahora son investigadas, Áñez y su gobierno activaron la alerta por la falta de material antidisturbios para hacer frente a las protestas por la renuncia de Morales. Ello derivó en que incluso se gestione un “préstamo” de Ecuador, entonces al mando de Lenín Moreno, lo que también es indagado por una denuncia en ese país.

Se apunta al “contrabando” del material desde Argentina, sobre todo los 70.000 cartuchos antidisturbios, 100 spray de gas pimienta y 661 granadas de mano de gas. La denuncia presentada por el gobierno de Fernández incluye a Macri, los exministros Patricia Bullrich (Seguridad), Óscar Aguad (Defensa) y Jorge Faurie (Cancillería), además del exembajador Álvarez, dos exdirectores (entre ellos Cozzi) y tres miembros de Gendarmería que enviaron a Bolivia al grupo de élite Alacrán, vuelo en el que llegó el armamento antidisturbios.

Según la denuncia penal, todos participaron de “un hecho delictivo (que) consistió en el envío irregular de armamento y municiones a Bolivia, a través de una adulteración en las cantidades y destinaciones declarados en las distintas instancias de control y, en particular, ante el servicio aduanero”. En Bolivia, el vocero presidencial, Jorge Richter, adelantó que la Fiscalía seguramente se pondrá manos a la obra en una investigación.

Macri rechazó las acusaciones el reciente fin de semana, mediante redes sociales. “Quiero desmentir de manera rotunda la veracidad de esas acusaciones y, al mismo tiempo, repudiar la carta que el presidente Alberto Fernández envió a las autoridades bolivianas expresando ‘dolor y vergüenza’ sobre esos hechos falsos en los que quieren involucrarme. En un solo acto Alberto Fernández logró devaluar su palabra y su firma”.

La expresidenta boliviana Áñez se encuentra con detención preventiva en la cárcel de Miraflores de La Paz, por el caso Golpe de Estado que fue abierto por la exdiputada Lidia Patty, del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS), para investigar el derrocamiento de Morales. El 15 y 19 de noviembre de 2019, bajo el paraguas de polémico decreto de Áñez que dio inmunidad penal a los militares, en medio de operativos conjuntos se produjeron las “masacres” de Sacaba y Senkata, con el saldo de 20 fallecidos por impactos de bala.

Deja un comentario