Aunque se acogió este viernes a su derecho al silencio, durante la audiencia sobre el caso Senkata y Sacaba la expresidenta Jeanine Añez manifestó que no ordenó la muerte de ninguna persona en esos distritos de Cochabamba y de la ciudad de El Alto, en noviembre de 2019.

«Me voy abstener de declarar, en su momento voy a ampliar mi declaración. Sin embargo quiero decir que soy una persona de fe que no ordenó la muerte de ninguna persona, ni en Sacaba ni en Senkata ni en Montero, por el contrario, sabemos a estas alturas que ha sido otra persona la que quería incendiar La Paz, cercar», manifestó la exmandataria.

La declaración de Añez corresponde a su comparecencia ante la Fiscalía en el caso Senkata-Sacaba, en la que si bien se abstuvo de declarar, aprovechó para expresar su posición sobre las acusaciones, reportó Erbol.

La exmandataria agregó que se siente «cansada de tanta manipulación» y que fue «otra persona» quien ordenó quemar casas y los buses municipales de La Paz.

«Estoy cansada de tanta manipulación de la justicia y de tantas mentiras que se dicen en mi contra. Fue otra persona la que ordenó quemar muchos domicilios en esta ciudad y los Pumakataris. Otros, generaron la violencia». 

La Fiscalía General del Estado anunció el pasado lunes que admitió la proposición acusatoria contra la expresidenta por los hechos de violencia de Sacaba y Senkata, en 2019. En concreto, se la acusa de delitos de genocidio, lesiones graves y leves y lesiones seguidas de muerte. 

La proposición acusatoria en contra de la exmandataria deberá ser fundamentada por la Fiscalía en un juicio que debe ser aprobado por dos tercios de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP). 

Deja un comentario