Alerta de feminicidio: Juez favorece al agresor y deja vulnerable a la victima

(Roberto A. Barriga/El Andaluz)

Al principio era agradable, amistoso, al igual que muchas mujeres K. H, decidió darle una oportunidad al romance, lo que no podía adivinar era el mostró con que viviría.

Separado y con hijos, un hombre, un agresor, un hijo sano del patriarcado fue alejando cada día más y más a su víctima de sus amigas, familiares, una vez sola no había a quien gritar.

Todas las personas tenemos defectos, pero algunas tienen gozo por el crimen, lo cual los lleva a cometer delitos por deshumanizar a otros, en este caso a su pareja. K.H. pagaba la pensión de los hijos de su agresor, la mamá del agresor sabía de esta situación, a pesar de que el violento machito no trabaja, tenía una mujer que cubría sus obligaciones tanto dentro como fuera de la casa, esto no fue suficiente.

Cuando la situación no pudo ser peor, cuando los huesos y el corazón estaban rotos, se realizó la denuncia, el agresor tenía antecedentes, el agresor sabía lo que hacía el agresor buscó a otra víctima, a pesar de esto la justicia volvió a dar la espalda, abrir la mano y cerrar los ojos ante los inocentes.

K.H denunció ante cámaras de El Andaluz, para las últimas noticias de Tarija, que su agresor fue liberado por un juez, esto ocasionó que se fugue y la siga acechando por mensajes de texto.

Nahaman Olivera Coria Barrientos fue denunciado por su pareja, además que cuenta con antecedentes por violencia doméstica, es decir no sería la primera vez que sucede esto con la víctima, inclusive llegó a fracturarle los huesos de la mano. A pesar de las pruebas y las denuncias el juez decidió liberarlo.

La víctima denunció que su agresor, Nahaman Olivera Coria Barrientos, la amenazó de muerte, asegura que se fugó para después buscarla y cometer el asesinato.

El nombre del juez que liberó al agresor es Nelson Rocabado, quien le dio libertad irrestricta, ni siquiera detención domiciliaria.

Bolivia registra 53 feminicidios y 14 infanticidios en lo que va del año 2021

Bolivia registra 53 feminicidios y 14 infanticidios en lo que va de año, luego de que este fin de semana se reportara la muerte violenta de una mujer en la ciudad de El Alto y el crimen contra un menor de solo dos años en el departamento de Chuquisaca.

La Fiscalía Departamental de La Paz investiga la muerte de una mujer, aún sin identificar, cuyo cuerpo fue encontrado en la vía pública el sábado pasado con signos de violencia sexual.

Las autoridades también informaron que la autopsia médico legal realizada por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) determinó que la víctima, de entre 20 y 25 años, falleció «por asfixia por sofocación».

El otro suceso se registró este fin de semana en horas de la madrugada en la comunidad Carandaicito del municipio de Machareti, cuando un hombre en estado de ebriedad agredió a su pareja y a los tres menores que estaban con ella.

La mujer logró escapar con dos de ellos, de seis y ocho años, pero no pudo sacar al pequeño de dos años, quien perdió la vida por los «múltiples golpes con objeto contundente y arma punzocortante», que se presume le propinó su padrastro Gustavo G.T. de 29 años y quien se encuentra aprehendido a la espera de la imputación formal de cargos.

La Fiscalía Departamental de Chuquisaca informó que se realiza el acompañamiento a la madre de los tres menores y que ya se le «ha tomado la entrevista informativa» sobre «la muerte violenta de la víctima».

Por otro lado, en el departamento de Oruro, fue condenado a 30 años de cárcel y sin derecho a indulto Carlos Choque Taquichiri, de 70 años, quien asesinó a su pareja Cristina I.V.O., de 53 años.

Por el crimen, que se registró el 24 de julio de 2020, la Justicia también determinó dos años de prisión para el hijo de la pareja, de 28 años, por el delito de encubrimiento.

Según cifras oficiales, entre enero y julio de 2021 se han registrado 53 feminicidios y 14 casos de infanticidios.

En Bolivia, uno de los países más violentos para las mujeres, está vigente una normativa desde 2013 que penaliza el feminicidio con 30 años de cárcel sin derecho a indulto.

Ante el preocupante aumento de crímenes colectivos feministas y otras organizaciones han reiterado su llamado a las autoridades para que la ley 348 sea reformada pues señalan que pocos casos llegan a tener una sanción penal y consideran que en muchas ocasiones la justicia revictimiza a las mujeres que denuncian hechos de violencia contra ellas.

Deja un comentario