REDACCIÓN CENTRAL/TINTA ROJA

Yamil Espinoza Ortiz, de 27 años, fue sentenciado a 15 años de presidio en el penal de Morros Blancos por violación a una adolescente. La víctima, de 15 años, fue agredida sexualmente en un alojamiento de la ciudad de Tarija, en 2015. El agresor se dio a la fuga, pero a principios de este año se presentó ante las autoridades competentes.

El fiscal departamental de Tarija, Wilson Tito, informó que el Ministerio Público, en la audiencia de juicio oral, demostró con pruebas contundentes que el acusado es el autor del delito de violación.

“El Ministerio Público, durante la audiencia, ofreció pruebas consistentes en la denuncia interpuesta por el padre de la menor de edad y entrevista informativa de la víctima donde narró las circunstancias de los hechos. Además, del informe psicológico y social que evidencia el grado de afectación emocional, el certificado médico forense, el dictamen pericial en genética forense y otros elementos que fueron valorados por el Tribunal”, manifestó Tito.

El hecho se registró el 27 de mayo de 2015. Ese día, la adolescente fue a un café internet y ahí se encontró con Yamil, con quien había iniciado una relación sentimental. Él la convenció de ir a un alojamiento, donde la agredió física y sexualmente. La violación fue denunciada el 28 de mayo, pero el agresor estaba prófugo hasta principios de este 2021.

Consecuencias a corto plazo de una violación a menor

Al menos un 80% de las víctimas sufren consecuencias psicológicas negativas. El alcance del impacto psicológico va a depender del grado de culpabilización del niño por parte de los padres, así como de las estrategias de afrontamiento de que disponga la víctima. En general, las niñas tienden a presentar reacciones ansioso-depresivas; los niños, fracaso escolar y dificultades inespecíficas de socialización, así como comportamientos sexuales agresivos.

Deja un comentario