Luego de una extensa audiencia de casi ocho horas, el juez Décimo de Instrucción Penal de La Paz, Armando Zeballos, determinó este martes declarar infundada la solicitud de cesación a la detención preventiva de Jeanine Añez, con lo cual la expresidenta se mantendrá encerrada en la cárcel de Miraflores por el caso denominado “golpe de Estado”.

La defensa de Añez había solicitado la cesación a la detención preventiva, bajo el argumento de que a lo largo de la investigación no se han logrado probar los delitos imputados. 

Añez fue remitida a la cárcel desde mediados de marzo de 2021, acusada por los delitos de sedición, terrorismo y conspiración, presuntamente cometidos en los hechos previos a su asunción como presidenta en 2019. Posteriormente se amplió el caso por los tipos penales de resoluciones contrarias a la ley y la Constitución e incumplimiento de deberes.   

En la audiencia, Añez pidió que se le otorgue detención domiciliaria por su estado de salud deteriorado que tiene. Dijo que la vida es un derecho humano y que la reelección indefinida no lo es.

Negó que haya incurrido en delitos como terrorismo, porque nunca hizo reventar un cohete y menos tuvo la posibilidad de tener un arma en sus manos. Aseveró que el caso es político.

“Yo tengo derecho a la salud, porque soy madre, porque tengo hijos, porque todavía tengo responsabilidades con ellos y no es posible que solamente por una venganza política, por intentar cambiar la realidad de los hechos, yo tenga que estar presa”, añadió.

El juez contrastó los argumentos de la defensa de Añez y de las partes acusadoras, determinando que la solicitud de la imputada es infundada y que sus argumentos fueron insuficientes.    

Deja un comentario