PGE confirma que Fiscalía de EEUU pidió aplazar hasta agosto la audiencia de Murillo

El procurador general del Estado, Wilfredo Chávez, anunció este viernes que la Fiscalía que lleva el caso de Arturo Murillo en Estados Unidos, solicitó por segunda oportunidad la postergación de la audiencia del exministro. Ésta debía llevarse a cabo el próximo viernes 9 de julio, pero se solicitó el aplazamiento hasta al 9 de agosto.

«Hemos recibido la información de parte del estudio jurídico de abogados que tenemos acreditado en Estados Unidos que se ha solicitado la postergación de audiencia programada para el siguiente 9 de julio para el señor Arturo Murillo y otros», anunció Chávez en un comunicado difundido en las redes sociales de la Procuraduría.

«Esta solicitud está en este momento ingresada (…). Hasta el momento no se ha confirmado que se haya suspendido la audiencia, pero de acuerdo a la forma, a los procedimientos y a la tradición que se sigue en este tipo de casos, lo más probable es que se postergue la audiencia y la nueva fecha tentativa, propuesta por la misma Fiscalía, es el 9 de agosto de 2021», explicó el funcionario.

Asimismo, Chávez informó que la próxima semana ingresarán la demanda civil, que adelantaron a principios de mes, para «lograr la recuperación de los dineros que se han robado a la población».

«La demanda civil va a entrar entre el 5 y el 9 de julio en la Justicia de Estados Unidos. Nos hemos tomado un tiempo razonable para contar con todos los antecedentes necesarios para poner la demanda que tiene dos propósitos: recuperar el dinero que se ha robado a los bolivianos y la calificación del daño», sostuvo. 

Murillo y al menos otras cuatro personas están acusadas de una compra de armamento no letal con 2,3 millones de dólares de sobreprecio.

La operación involucró a una empresa intermediaria y el dinero fue enviado a cuentas en Estados Unidos, razón por la cual en ese país se abrió una investigación por lavado de dinero, que prosiguió con la detención del exministro, a finales de mayo pasado.

En principio, la audiencia había sido fijada para el 7 de junio, pero luego fue postergada para el viernes 9 de julio, lo que levantó sospechas sobre una probable negociación de condena que negocia la defensa del exministro.

El propio procurador no descartó esta posibilidad y recordó que esa es una práctica habitual en la justicia estadounidense para acelerar la resolución de casos.

Deja un comentario