FBF y Fabol aún no logran acuerdo para que vuelva el fútbol

PREMIUM SPORTS.-

La reanudación del torneo de la División Profesional, programada para el 9 de julio, sigue en veremos por diferencias sobre las atribuciones del Tribunal Superior de Apelación.

La reanudación del torneo de la División Profesional programada para el 9 de julio todavía no tiene luz verde, debido a las posiciones encontradas entre la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y la Federación Sindical de Futbolistas Profesionales Agremiados de Bolivia (Fabol), por la composición y las competencias del Tribunal Superior de Apelación (TSA).

Miembros del Comité Ejecutivo de la FBF y delegados de Fabol se reunieron este jueves vía Zoom, pero no llegaron a ningún acuerdo sobre la interpretación final con respecto a las funciones de ese órgano jurisdiccional y decidieron abrir un cuarto intermedio hasta el lunes.

La FBF defiende la continuidad de ese tribunal hasta que un Congreso Ordinario decida su nueva conformación según la norma; mientras que Fabol considera que en ese caso los futbolistas están en indefensión y no aceptan.

“Fue una buena reunión, pero algunos miembros del Comité Ejecutivo todavía tienen algunas dudas sobre el tema principal. Pretenden seguir con la imposición del TSA, que no fue creado ni posesionado (legalmente), y su funcionamiento trae como consecuencia dejar de lado al anterior Tribunal, que debería ser la única instancia para hacer cumplir los fallos”, según David Paniagua, secretario general de Fabol.

Para la agremiación está claro que el TSA no es un órgano de apelación, siendo la única instancia válida para el efecto, el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) de Suiza.

“Abrimos un cuarto intermedio hasta el lunes y ojalá nos pongamos de acuerdo, pero está claro que el fútbol no puede reanudarse si hay inseguridad jurídica”, enfatizó.

HASTA UN CONGRESO

El Comité Ejecutivo argumenta que no es su atribución definir las competencias de ninguno de los tribunales, porque son autónomos, y que solo en un Congreso Ordinario se puede elegir a sus nuevos miembros.

Para convocar a ese cónclave se requiere al menos de 60 días previos.

A pesar de las diferencias “estamos próximos a un acuerdo, está todo en camino, pero hay que arreglar algunas cosas, hay que trabajar sobre eso y convencerlos (a los futbolistas) de que no podemos hacer ningún cambio mientras no haya un Congreso, eso estamos tratando de que nos comprenda Fabol”, sostuvo Rolando Aramayo, miembro del Ejecutivo.

El TSA migró de lo que antes era el Tribunal Superior de Disciplina Deportiva (TSDD) y una de sus nuevas atribuciones es admitir las apelaciones.

Fabol observa su composición, al estar integrado por cuatro miembros elegidos en 2014 por el Comité Ejecutivo de la FBF en aplicación del anterior estatuto, sin representación de los futbolistas.

De acuerdo con la norma actual, debería tener dos representantes de los clubes, dos de los futbolistas en actividad y un presidente sugerido por el titular de la FBF.

¿Y LAS DEUDAS?

Otro tema que debe quedar resuelto es el referido a las deudas de algunos clubes con sus jugadores por salarios.

Fabol exige que al menos se firmen compromisos de parte de los dirigentes para ir cubriendo las deudas.

La FBF considera una opción que, de los recursos que deben ser entregados a cada club por diferentes conceptos, se hagan pignoraciones en favor de los futbolistas.

La agremiación, que ve con buenos ojos esa posibilidad, responderá el lunes.

Deja un comentario