14 personas entre Trabajadoras sexuales, policías e internos tuvieron fiesta en Morros Blancos

(Roberto A. Barriga/El Andaluz)

Mucho se habla del penal de Morros Blancos, mucho se escribe, y las respuestas siempre son las mismas, nadie hace una denuncia al respecto, esta oportunidad El Andaluz para las noticias de Tarija viene haciendo el seguimiento a denuncias que llegaron a oficinas de la DIDIPI (La Dirección Departamental de Investigación Interna).

Policías se emborrachan junto con las Personas Privadas de Libertad (PPL) y prostitutas, los verdes olivo son los que cobran e introducen a las mujeres por la puerta. 

El subteniente Diego Ríos Justiniano, sargento Rubén Darío Alvarado, sargento Eugenio y el policía marco Antonio Rejas, serían los señalados por la denuncia que llegó al diario de Tarija.

El ingreso de sustancias controladas y prohibidas según la nueva denuncia que llegó a manos de El Andaluz se da por la puerta, el encargado de cobrar por este ingreso en complicidad con los otros uniformados sería un subordinado policial de apellido Espejos.

En esta nueva denuncia que llegó a oficinas de la  Dirección Departamental de Investigación Interna, se conocen más detalles, esta vez se conoce de un fiesta con 14 personas involucradas, los asistentes eran policías Personas privadas de libertada, y prostitutas

Los policías ingresan a las celdas de los internos que pueden pagar la bebida y las prostitutas, estos están ubicados en el sector del penal de Morros Blancos denominado Los Parrales, una vez ahí comienza la fiesta, las bebidas alcohólicas son preparadas en baldes, la cantidad es generosa.

El primer fin de semana del mes de junio, sucedió un caso particular, 14 personas entre PPL, policías, y prostitutas dormían con “Chaqui” (resaca tras beber alcohol), cuando fue la primera revisión para realizar el conteo de los policías los encargados en complicidad no dieron parte, no avisaron sobre la situación.

La borrachera era tanta que a las 15:00, hora del segundo control, los policías seguían durmiendo, tampoco se realizó la inspección rutinaria según detalló la denuncia.

Estos escenarios se dan cada vez que la guardia del teniente Ríos junto con el sargento Alvarado se encuentran de servicio, el negocio del alcohol y las mujeres llevan sus nombres y apellidos, además de todos los responsables que hacen la guardia. 

Cómo funciona la cadena de ingreso.

Existen policías encargados de comprar suministros, el alcohol y las bebidas, si habrá parrillada también lo hacen, inclusive algunos internos pueden salir de sus celdas para acompañar a los policías.

Al llegar a la puerta un policía señalado de apellido Espejos, cobra un parte, un porcentaje de lo que pagan los internos, una vez dentro reparten el alcohol y las mujeres a los que pagaron. Inclusive algunos policías piden que las mujeres bajen el tono de voz así no incomodan a otros internos.

Tras los bacanales los policías reciben dinero de un interno o de los que son beneficiados.

Qué sucede cuando estas denuncias llegan a los medios

Los lectores si toman atención a las publicaciones podrán deducir que cada vez que la prensa conoce uno de estos sucesos se realizan requisas en las celdas de los internos. Es decir, los policías muestran a los privados de libertad que existen repercusiones, pero, además quieren mostrar que algo se hace al respecto.

Lo poco que tiene ahí dentro se les es negado, por denunciar, y eso además causa malestar entre los mismos internos, por eso quieren desquitarse contra el que denunció. Debido a esto cada noticia que se publica sobre las irregularidades conlleva a una pesquisa y represalias.

La primera denuncia salió el 19 de junio por nuestro medio bajo el título “DENUNCIAN A POLICÍAS POR PROVEER ALCOHOL Y CONTRATAR PROSTITUTAS PARA INTERNOS DEL PENAL” cuatro días después nuestro medio publica otra noticas bajo el título “INTERNOS DE LA CÁRCEL SON ENCONTRADOS CON ARMAS BLANCAS Y DROGAS EN SUS CELDAS”.

Es decir, las repercusiones de las denuncias son casi inmediatas, y se pueden leer en los medios, pero con más cuidado y experiencia se puede saber cómo funcionan.

Es debido a esto que cuando suceden esta clase de denuncias no se nombran a los internos, esto ocasiona mas violencia y repercusiones entre ellos. En el caso de estas denuncias los PPL piden no dar sus nombres, pero las denuncias figuran en la DIDIPI.
  

Primera denuncia: Denuncian a policías por proveer alcohol y contratar prostitutas para internos del penal

Personas Privadas de Libertad (PPL) del penal Morros Blancos notificaron a El Andaluz para las noticias de Tarija, que policías introducen cervezas, wiskey, y otras cosas a celdas de los internos, también llevan mujeres que se dedican a la prostitución y cobran por estos servicios.

Debido a que no se tenía control sobre este asunto decidieron elevar su denuncia hasta La Dirección Departamental de Investigación Interna (Didipi).

Según la información recabada por el mejor diario de Tarija, el subteniente Diego Silvestre Ríos Justiniado, el sargento Alvarado y sargento Eugenio serían los encargados de suministrar cerveza, wiskey a las personas Privadas de Libertad del barrio Los Parrales según los denunciantes.

También el diario de Tarija conoció que las mujeres ingresan los fines de semana, el pago se lo realiza a los policías, los costos están entre 150 y 300 bolivianos por una hora. Usualmente los internos que adquieren estos servicios por medio de los verde olivo.

También figuran nombres de PPL quienes serían los consumidores, pero por seguridad no vamos a nombrarlos.

Estas fiestas suceden cuando el Gobernador del Penal sale para su hogar al culminar su jornada laboral.

Las mujeres y el alcohol no son sólo para consumo de PPL también los policías beben y tienen coito con las prostitutas, se arman fiestas, según la denuncia que tiene como destino la Didipi.

Pero el asunto no sólo queda ahí, nuestras fuentes indicaron que el confinamiento del día domingo les cae como anillo al dedo, ya que aprovechan para que algunos internos salgan a comprar insumos para las fiestas, hacen parrilladas para los policías corruptos y estos les favorecen con salidas nocturnas.  

Es decir tener dinero en la cárcel se puede convertir en una fiesta interminable con prostitutas y asados los fines de semana. 

Nuestras fuentes temerosas decidieron quedar anónimas porque el teniente Ríos y sargento Alvarado prometieron “hacerlos cagar” si decían algo al respecto.

Fiestas en el penal de Morros Blancos

El año pasado se tuvo una mega fiesta en el Penal de Morros Blancos, la prensa conoció de esta actividad en enero, a través de un video que se hizo viral, habían contratado amplificación, bebidas alcohólicas.

EN agosto del 2020 El País publicó una crónica donde constató que mujeres ingresan para ejercer prostitución dentro del penal.

Deja un comentario