Puente 4 de Julio no para y será terminado

(Roberto A. Barriga/El Andaluz)

EL famoso puente 4 de Julio no será detenido, la obra será concluida y los trabajos y pagos continúan, lejos de una voluntad por parte de las autoridades ejecutivas del municipio y del legislativo para aclarar las irregularidades observadas, existe un consenso tácito para finalizar la obra, debido a que mucho se dijo y demostró, pero no fue suficiente para paralizar la obra.

Eduardo Miranda, ingeniero y miembro de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB) filial Tarija, apuntó que se realizó una obra cara cuando se podría haber hecho 4 puentes con el mismo dinero.

El problema es que se realizó una infraestructura de precio elevado, es decir se esta pagando por algo que no era necesario. Cuando por menor precio se podría tener el mismo efecto y en más lugares.

Además, Miranda observó que el municipio jamás entregó datos de ningún estudio para saber la utilidad real del puente y su costo, es decir no existe información transparente.

El ingeniero lamentó que no se tenga ni un estudio sobre el tráfico y cómo mejorará la situación del mismo. 

Nos se justificó ni la compra de materiales

El Puente 4 de julio o el puente millonario de la discordia, tuvo una evaluación por parte de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB), filial Tarija, donde se demostró que existen informalidades e irregularidades, la más concurrente es que el municipio de Cercado entregó información faltante, inconclusa, amputada, como si no se deseara una evaluación completa, en todas las dimensiones del informe se resalta que faltan datos.

Tanto en especificaciones técnicas y de forma el proyecto esta observado como faltante, pero, en una parte del informe elaborado por la comisión: análisis administrativo, socio económico y ambiental, se nota algo alarmante, ya que se concluye que “NO SE RECOMIENDA LA EJECUCIÓN DEL PROYECTO DESDE EL PUNTO DE VISTA FINANCIERO”.

También se observó que los plazos no concuerdan con lo establecido “Sobre el Plazo no se está efectuando un control serio y responsable por los actores del proyecto, el cual debe hacerse el seguimiento y control respectivo según Cronograma de Actividades” dicta la página 39 de documento público de la SIB. 

Se observaron los precios de adquisición, ya que fueron consultados por la cámara de construcción, además que no se especifica la fuente o el lugar de compra.

En enero el past presidente del Colegio de Arquitectos de Tarija (CAT), Leopoldo López, informó en una entrevista en Televisión Andalucía que se reunieron con el ex alcalde de Tarija, Alfonso Lema, y se informó que habrían adquirido tres apoyos para el puente, los cuales tenían un precio equivoco.

Esto fue tachado de irreal por el antiguo secretario de obras públicas, Rodrigo Ichazu, sin embargo, el informe de la SIB dentro del mar de irregularidades que se tiene dicta lo siguiente respecto a los materiales y los apoyos.

-Incumple la normativa, debido que el Material debe estar claramente definido y especificado.

– Al no incluir la Entidad los Materiales ha dado curso y libertad, a que este ítem será ejecutado irregularmente, teniendo así una ejecución no adecuada a la Especificación Técnica.

– No se ha construido y ejecutado este ítem

– Se sustituye incumpliendo la especificación técnica por un emplazamiento de 3 contenedores, que no responden al costo de 110.222,70 Bs.

Por si no fuera suficientemente lapidaria, en la parte ambiental se apunta que no se cumplieron con las normas ambientales establecidas en la ley 1333, se evidenció que no se cumple con las medidas de mitigación ambiental. También especifican que es necesaria una auditoria y detener el proyecto. 

En palabras del propio informe se dicta lo siguiente:

Después de haber revisado los documentos que el gobierno municipal de Tarija facilito a la sociedad de ingenieros Bolivia regional Tarija ,se recomienda la RESOLUCION DE CONTRATO por haber encontrado indicios de sobre precio en los precios unitarios contractuales con la empresa adjudicada, existe inconsistencia de justificación técnica estructural, el proyecto es inviable financieramente por el alto costo, no existe la suficiente justificación técnica para determinar el lugar de emplazamiento, existe inconsistencia en la evaluación de impacto ambiental, el documento de estudio a diseño final carece de documentos de socialización del proyecto con las instituciones representativas de la Ciudad de Tarija como es el colegio de arquitectos ,Colegio de Ingenieros civiles, Colegio de ingenieros Ambientales barrios colindantes con el proyecto ( Ley de participación y control social), hacemos notar que de no realizar la resolución de contrato por todo lo indicado puede generar responsabilidades por incumplimiento de deberes.

Estas recomendaciones fueron realizadas en la parte del informe presentada por los ingenieros, Iván Medina Castillo y Rodrigo Alcoba Trujillo.

A pesar de todo el trabajo observado por la Sociedad de ingenieros de Bolivia, el actual alcalde, Johnny Torres, concluirá la obra, es mas los trabajos se están realizando de manera apresurada, el ahínco con el que trabajan todos los días parece haber sido multiplicado desde que Alfonso Lema dejó el municipio.

A pesar de las continuas observaciones Torres, terminará el proyecto que no pudo Rodrigo Paz, ex alcalde de Tarija actual senador e impulsor de esta obra.

EL ex alcalde prometió varias veces terminar el puente, pero, jamás se hizo, por eso la SIB informó de retraso en el contrato.

En el año 2017 La Voz de Tarija publicó que Rodrigo Paz habría anunciado que el puente es solo un poco mas caro que el Bicentenario,

“Estamos intentando hacer un nuevo sistema vial en la ciudad, el 4 de julio es un par de millones más caro que el Bicentenario a precios actuales, si lo construiríamos hoy en día” aseguró, como demostramos la SIB señaló que los rpecios acorde a la cámara de construcción hacen que la obra sea mucho más cara de lo oficial,a demás no hay justificativo de compra de materiales.

El puente Bicentenario costó 21 millones, si lo pusieran diez años después costaría 30 millones, si lo quisieran de hacer de 4 vías, costaría 60 millones, en el puente no entra un peatón, no fue diseñado para ser un puente urbano, este nuevo puente tiene un solo arco, cuesta 3 millones más”, expresó Rodrigo Paz en el 2017, estas incongruencias e inverosímiles declaraciones tiene sentido con el informe destacado de la SIB.

Deja un comentario