Líderes mundiales, sin barbijos y olvidándose del Covid-19

Jefes de Gobierno de los países que componen el G7, asistieron a una barbacoa en la bahía de Carbis, Inglaterra, aprovechando la cumbre del G7 que se celebró en Cornuelles.

Con el mar de fondo y en un resort turístico, los protagonistas han desatado una fuerte polémica, tras haber violado las estrictas medidas de distanciamiento social vigentes en el país.

A la controversial reunión junto a la playa asistieron el presidente de EE.UU., Joe Biden, la reina Isabel II del Reino Unido, el primer ministro británico, Boris Johnson, además de los líderes de Alemania, Japón, Francia, Canadá e Italia.

Al respecto, el secretario de Estado para Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad del Reino Unido, Dominic Raab, mencionó que «siempre ha habido diferentes regulaciones para reuniones sociales y negocios gubernamentales».

El Andaluz

Deja un comentario