Áñez devela que Mesa objetó a Salvatierra y que Paz la llamó para proponerle el cargo

“El señor (José Antonio) Quiroga llama al señor Carlos Mesa por teléfono para consultarle y éste le responde que la ciudadanía no aceptaría esa sucesión (de Adriana Salvatierra)”.

Jeanine Áñez reveló que Carlos Mesa objetó la sucesión de Adriana Salvatierra tras la renuncia de Evo Morales y recordó que la noche de aquel 10 de noviembre de 2019 Ricardo Paz, asesor del expresidente, la llamó para proponerle el cargo.

“Entre las 18.00 y 19.00 (era de noche) yo recibo una llamada de Ricardo Paz, que me pone en altavoz, me explica que ellos estaban en una reunión buscando una reunión”, dijo la exmandataria transitoria en su declaración ante el Ministerio Público, el 8 de junio reciente, a la que accedió La Razón.

Áñez se refirió así a una primera reunión que la Iglesia Católica y la Unión Europea (UE) habían propiciado a las 18.00 de ese domingo en la Universidad Católica Boliviana (UCB), en La Paz, con el fin de encontrar una salida extralegislativa a la crisis política de entonces.

“Me sorprendo de la llamada, me dicen que estaban buscando la mejor forma constitucional, de cómo hacer una transición y cómo en el Senado todos habían renunciado”, dijo en referencia a las renuncias de entonces de Salvatierra, a la sazón presidenta de la Cámara de Senadores, y Rubén Medinacelli, primer vicepresidente, del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Áñez, detenida ahora en la cárcel de Miraflores de La Paz a denuncia de la exdiputada del MAS Lidia Patty por presuntos delitos de conspiración, sedición y terrorismo, contó que los asistentes a la reunión de la UCB le preguntaron si estaba dispuesta “a asumir la presidencia para hacer el proceso de transición y llamar a nuevas elecciones constitucionales”.  

“Yo respondo que estaría dispuesta si podría contribuir a la pacificación del país”, recordó en la declaración ante los fiscales del caso.

“Y, obviamente, si no habría ninguna oposición. Recalco que nunca me ofrecí, ni que iba a ser una impostura de mi parte, que tampoco lo esperaba, pero sí podía contribuir con la pacificación. Yo acepté”, dijo Áñez.

A pesar de que al inicio de su detención dijo que se acogería al silencio en este caso llamado “golpe de Estado”, la otrora segunda vicepresidenta de la Cámara de Senadores declaró el martes 8 de noviembre ante el fiscal de materia Omar Alcides Mejillones y los oficiales de investigación tenientes Carlos Vargas y Emanuel Gemio. Fue asistida por los abogados Alaín de Canedo Ostria y Norka Cuéllar.

Al principio de su declaración, Áñez recordó que supo de una reunión previa en la casa de José Antonio Quiroga, en la editorial Plural, a la que presuntamente asistieron Salvatierra, el entonces ministro de Comunicación, Manuel Canelas, y Paz, asesor de Mesa.

Dijo que Salvatierra les había recordado que ante una eventual renuncia de Morales ella “accedería a la presidencia por sucesión constitucional y llamará a elecciones con un nuevo Tribunal Constitucional (sic)”.

“Y le consulta si eso sería aceptado por el señor Carlos Mesa. El señor Quiroga llama al señor Carlos Mesa por teléfono para consultarle y éste le responde que la ciudadanía no aceptaría esa sucesión, (que) las protestas continuarían”, continuó Áñez, aunque también dijo que Mesa buscaba una salida constitucional.

«Se dice que en la reunión se propuso que debía elegirse como presidente interino a un senador con experiencia, a lo que Carlos Mesa indica que la sucesión debería ser constitucional y que no aceptaría ninguna sucesión inconstitucional. Algunos señalaron que debería elegirse a un senador con experiencia, pero a esa propuesta el señor Carlos Mesa menciona que la sucesión debería ser constitucional», relató.

“Luego, el señor Carlos Mesa realiza una declaración en una radio mencionando que no aceptaría la sucesión de Adriana Salvatierra”, insistió Áñez.

Entonces, Mesa era uno de los principales actores políticos, arropado por los resultados de las elecciones generales del 20 de octubre que le daban el segundo lugar, aunque los había cuestionado debido a un presunto “fraude monumental”.

Al día siguiente, el lunes 11 de noviembre, el excandidato presidencial de Comunidad Ciudadana (CC) participó de otras reuniones en la UCB. Y el 12, horas antes de la proclamación de Áñez, también.

En una entrevista con el ‘streaming’ Piedra, Papel y Tinta, de La Razón, la exdirectora de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) Teresa Morales dijo que asistió a dos de esas reuniones, pero como “guardaespaldas” de Salvatierra, sin derecho a “voz y voto”, al no ser ni legisladora ni autoridad política.

“Ninguna salida llevaba a lo que ellos querían, instalar un gobierno. Con toda claridad, Carlos Mesa le preguntó a Adriana ‘¿qué les parece que Jeanine Áñez fuera presidenta? Estaban sentados frente a frente, y Adriana les dijo: ‘Yo no entiendo por qué me preguntan si ya la señora Áñez se está moviendo en la cápsula presidencial; seguramente ustedes habrán decidido cosas’”, contó.

Luego de esa reunión, en la tarde-noche, Áñez se proclamó, primero, titular de la Cámara de Senadores, y, luego, sucesora de Morales, en sendos actos en los que no hubo resolución legislativa alguna, quorum y presencia de los dos tercios del MAS.

Además de Mesa y Paz, a la reunión de las 18.00 del 10 de noviembre asistieron el monseñor Eugenio Scarpellini y Aurelio Pessoa, en representación de la Iglesia Católica; el representante de la UE, León de la Torre, y los diplomáticos españoles Emilio Pérez de Ágreda y Cristina Borreguero, entre otros, según contó Áñez.

La Razón

Noticias de Bolivia

Deja un comentario