Víctima de violencia intrafamiliar se debate entre la vida y la muerte

La familia de la víctima clama ayuda económica para cubrir los gastos hospitalarios de Viviana. Su pareja, Rubén C., se encuentra aprehendido.

Una mujer de 28 años se debate entre la vida y la muerte luego de ser golpeada por su pareja y padre de sus dos hijos, Rubén C. El hecho sucedió el 9 de mayo en la ciudad de El Alto.

De acuerdo con el informe policial, el domingo 9 de mayo Rubén y Viviana asistieron a un acontecimiento social y bebieron hasta el lunes 10. A las 18.00 de ese día, la madre de Viviana fue a verla y la halló en una cama, inconsciente, con convulsiones y el rastro de sangre en la nariz. Los parientes de Rubén aseguraron que estaba en estado de ebriedad.

La mamá de Viviana llamó a sus otros hijos y les dijo que su hermana no despertaba. Pese a la oposición del marido, la trasladaron a un hospital. Peregrinaron por tres de ellos, hasta que lograron internarla en el Hospital Agramont. A las 02.00 del martes 11 de mayo le realizaron una tomografía y los médicos dijeron que debían someterla a una cirugía de emergencia por una lesión en la cabeza.

Rubén C. se comprometió pagar la internación de su víctima en la clínica privada Santa Laura y la trasladaron allí, pero cuando fue aprehendido por policías de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia abandonó a la familia de Viviana con la cuenta.

“Por ello, nuevamente la devolvieron al Hospital Agramont, donde el 50% de sus gastos son cubiertos por el Seguro de Salud Universal (SUS).  El otro 50% debe ser pagado por la familia de Viviana. En solo dos medicamentos gastan Bs 90 diarios y les han dicho que Viviana necesita un electroencefalograma que cuesta Bs 1.500 y una segunda cirugía porque detectaron una presión cerebral, cuyo costo se desconoce. La familia ya no tiene dinero”, informó la representante de la Fundación Voces Libres, Mercedes Cortez.

Los hijos de Viviana y Rubén, un niño de 8 años y una niña de 5, están al cuidado de la abuela de la víctima.

Con la intervención de la Defensoría del Pueblo se logró establecer que la cuenta hospitalaria de la clínica privada Santa Laura deberá ser pagada por Rubén C. “La madre y hermana de Viviana están pendientes de ella en el hospital. Viviana abre los ojos y derrama lágrimas, pero no ha vuelto en sí. Creen que se está aferrando a la vida por sus dos pequeños hijos”, relató Cortez.

Por ello, se lanzó una campaña para pedir ayuda para Viviana y se habilitó una cuenta de ahorros solidaria a nombre de la hermana de la víctima Silvia Nieves Mallque Quispe,  en el Banco Unión al número de cuenta 100000-41-72-0-158.

Deja un comentario