Novia muere en plena boda y su hermana menor se casa con el novio

El caso de un hombre, cuya prometida falleció de manera repentina en plena celebración de su boda, y que decidió seguir adelante con la celebración y se casó con la hermana menor de la difunta desató reacciones de indignación en India.

La temporada de bodas florece en el país asiático, tras el alivio de las restricciones contra el Covid-19 en muchos estados del país. Pero la ceremonia celebrada en Samaspur, en Uttar Pradesh, fue una de las fiestas nupciales más dramáticas y criticadas de los últimos años. Surabhi, una joven de 23 años que estaba a punto de casarse según el ritual hindú con su futuro esposo, Manoj Kumar, murió de un infarto mientras colgaba una guirnalda de flores rosas y amarillas alrededor del cuello del novio.

Una vez que un médico constató el deceso, tras algunos momentos de desconcierto y desesperación, la boda continuó con la hermana menor de la difunta, si bien no usaba el sari rojo escarlata y los collares de oro, que usan para la ocasión.

El episodio suscitó una marea de reacciones negativas en las redes sociales, que estigmatizaron la tradición que prevé ofrecerles a los hombres viudos una hermana de la esposa fallecida.

Samaspur, hermano de las mujeres, relató lo sucedido a los medios.

«Mis familiares estaban doloridos y desesperados, no sabían qué hacer», dijo.

«Su decisión fue sufrida pero justa. Mi madre estaba desconsolada, pero el matrimonio es una cuestión de honor entre familias y hay que respetarlo», señaló.

De ese modo, surgió la idea de reemplazar a Surabhi por la más joven de sus hermanas, Nisha.

«Las familias se reunieron en una habitación y todos estuvieron de acuerdo», sostuvo el joven.

Poco después, sin que nadie le hubiese pedido opinión a la joven Nisha, que de dama de honor pasó a ser la novia, el rito se celebró hasta el fin, entre cantos, sonidos de campanillas y la tradicional procesión final. «No pensé que se podía sentir al mismo tiempo dolor por una muerte y felicidad por un matrimonio», sostuvo Samaspur.

Los medios locales criticaron la falta de respeto por Surabhi: su cuerpo fue colocado en una habitación hasta el fin de la procesión nupcial, sin que nadie la acompañara.

Cuando terminó el matrimonio comenzaron los ritos fúnebres.

Esta no es la primera vez que una boda culmina de manera bizarra en India.

Recientemente, una joven desposó a uno de los invitados de la fiesta de su boda después de que su futuro marido no se presentó a la ceremonia.

Según la reconstrucción de los hechos por testigos, cuando estuvo claro que el prometido había desaparecido misteriosamente la familia de la novia decidió «pescar» un candidato entre los amigos de joven.

La ceremonia, aunque con un poco de retraso, se llevó a cabo como estaba previsto. 

Deja un comentario