En Cochabamba, hospitales del Norte y Sur se quedan sin oxígeno y paralizan internaciones

Los hospitales del Norte y Sur de Cochabamba se quedaron sin oxígeno y suspendieron  la internación de nuevos pacientes. El alcalde de ese municipio, Manfred Reyes Villa, pidió ayuda al Gobierno nacional. Los primeros lotes importados desde Chile y que estaban en camino al país aún no habían llegado a los nosocomios.

«Hemos lamentado el deceso de mucha gente en estos últimos días, estamos en una situación crítica por falta de oxígeno», recalcó el alcalde.

El secretario municipal de Salud de Cochabamba, Aníbal Cruz, confirmó la mañana de este jueves que todos los hospitales de segundo nivel de esa ciudad se encuentran sin ese insumo vital.   

«En estos momentos las empresas, Praxair, Kanata, Arbieto no están pudiendo cumplir con los requerimientos. Necesitamos 350 cilindros para el Hospital del Norte, 180 para el del Sur, 10 para el Hospital Cochabamba. Esta es la situación del oxígeno en Cochabamba».

«Ninguno de nuestros dos hospitales de segundo nivel tiene capacidad de suministrar mas oxígeno a los  pacientes internados y, mucho menos, recibir un solo paciente», añadió. 

El corresponsal de radio Fides entrevistó a una paciente que acababa de ser rechazada  en el centro de salud del Norte. 

«He venido a pedir ayuda, que me pongan oxígeno, me dicen que no hay, ya son siete días. Mi hijo está internado también con el coronavirus, se ha descompensado, ha bajado saturación y no conseguimos oxígeno», explicó la enferma.

Otro paciente contó que todos los días acude a ese centro para hacer seguimiento a su saturación pulmonar y que no puede ser hospitalizado no solo por falta de oxígeno sino de camas.

«Lamentablemente, no hay espacio, tengo náuseas, fiebre, dolor de espalda y hasta ahora no siento ninguna mejora. Es preocupante que no tengamos camas, esto se ha salido de control».  

Por otro lado, en Santa Cruz la recarga de oxígeno medicinal se limita a un cilindro por persona, y, en algunos casos, la gente debe esperar hasta nueve horas.

“Están cerrando las distribuidoras y no sé qué se puede hacer con eso. Tenemos que buscar porque todos los días se necesita de oxígeno. Si se acaba, se tiene que reponer y al final también nos afecta porque tenemos que pedir permiso en el trabajo y la familia debe alternarse para ayudar”, testimonió  una persona que requiere oxígeno en comunicación con El Deber.

Ante esta situación, el viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, reiteró que se están importando 60 toneladas de oxígeno para atender a los pacientes afectados por la Covid-19. Este anuncio ya había sido formulado la noche del martes.

“Estamos viendo todas las opciones, la importación de oxígeno. Estamos haciendo importaciones desde Santiago, ayer han llegado tanques de oxígeno directamente al Puerto de Arica, ya está rumbo a nuestro país, son 30 toneladas cada uno”, indicó.

Deja un comentario