El comercio informal crece por la burocracia y elevados impuestos municipales

Gabriel Morales/El Andaluz

La concejal municipal y dirigente de los Gremiales de Tarija, Adriana Romero, manifestó que se incrementó la tarifa de pago para la licencia de funcionamiento y patente, por lo que una vez que tomaron conocimiento acerca de esta situación decidieron buscar una forma de subsanar el incremento de porcentaje de pago.

“Recordemos a toda la población que hace años, presentamos una modificación a la Ley 013 en la que se hace notar que los requisitos de la licencia de funcionamiento eran demasiado estrictos, por lo que muchos compañeros preferían salir a vender sin registro. Nos hicimos presentes en las oficinas de Ingresos (Municipales), para solicitar una reunión de coordinación para verificar los montos a cobrar, ya que no pueden elevarse tanto”, declaró.

Sostuvo, que se hicieron trabajos de mesa técnica hace 2 años atrás, con los funcionarios de la Unidad de Ingresos, quienes para tramitar una licencia solicitaban certificación ambiental.

“Nos daba una lista de lugares a los que teníamos que acudir, presentamos contratos de alquiler, croquis del lugar en los que se alquila, ya sea del Mercado o una tienda particular, por lo que hace dos años se empezó a trabajar para que no sea tan difícil tramitar una licencia. De igual manera solicitamos que el gozar de una licencia tenga beneficios, pero hasta la fecha no hubo ningún tipo de resultado ni respuesta a nuestra solicitud y ni a la propuesta que hicimos”, dijo.

Romero explicó que se insistirá en modificar esta ley que no fue socializada en su totalidad.

“Hay compañeros que prefirieron cerrar sus negocios y salir a vender afuera, ya que fue muy pesado presentar requisitos de la licencia de funcionamiento. Año tras año el sector gremial crece, y en su mayoría se trata de personas que deambulan, por lo que se realizó una evaluación por su comité ejecutivo para ver como subsanar esta situación”, manifestó.

La dirigente recalcó, que son muchas las personas que deambulan por las calles, para llevar el pan de cada día sus hogares; por muy lamentable que sea esta situación, es inevitable que alrededor del departamento de Tarija, la actividad informal crezca a causa de que no hay un incentivo serio y profundo en cuanto a lo que es la producción y la industria.

“Tarija es tan rico en productos que se podría buscar la manera de industrializar la materia prima, las autoridades del municipio y de la gobernación deberían incentivar y generar empleo porque el día de mañana, y si no se hace algo pronto se tendrá muchas más personas vendiendo en la calzada junto con nosotros, porque lamentablemente no hay otra forma de trabajar”, concluyó.

El director de la Unidad Ingresos del municipio de Tarija, Gustavo Carvajal, manifestó que para tramitar la licencia funcionamiento, se mantienen los requisitos, por lo que pidió que las personas, sean conscientes al momento de presentar sus respaldos.

“Comprendo la situación de los gremiales, pero deben ser consciente ya que mientras más se exige, hay más requisitos necesarios y suficientes para que la población pueda adquirir cualquier alimento o realizar cualquier actividad”, explicó.

El funcionario sostuvo que todos los requisitos que se solicitan, se los pide para que sea de mayor de manera eficiente y eficaz para cualquier actividad que los vendedores o gremiales.

“La población debe tener las garantías suficientes y necesarias para que su adquisición sea garantizada, la gente necesita el resguardo, la seguridad de una licencia, que debe ser brindada por el municipio”, declaró.

La intendente del municipio de Tarija, Rosa Mendoza, explicó que su labor es verificar que cada negocio tenga requisitos y respaldos normativos, cumpliendo con los espacios y ambientes adecuados.

“Verificamos, que el ambiente sea ideal, en el caso de restaurantes, que tengan los baños para hombres y mujeres, salidas de emergencia, calidad del sitio y de los productos, todo ello para resguardar la seguridad de quien quiere pagar por el servicio”, dijo.

Danisa Aparicio, comerciante de abarrotes en el mercado campesino, explicó que inicialmente, tramitó licencia de funcionamiento y Número de Identificación Tributaria (NIT), pero por la suba del pago de impuestos, decidió cerrar su negocio y vender en las aceras del mercado.

“Antes pagaba la licencia de funcionamiento y a impuestos, eran sumas que año tras año se elevaban, aumentaban controles, requisitos, tres años mantuve mi negocio en la legalidad, pero decidí dar de baja a todas las formalidades e iniciar como comerciante informal. Pago un canchaje que es relativamente bajo, pero conveniente”, indicó.

Deja un comentario