Muerte de pacientes por covid-19 en la CNS motiva a investigación de legisladores

En las últimas horas, perdieron la vida al menos siete personas por coronavirus en el hospital Obrero de la Caja Nacional de Salud (CNS) de Cochabamba. Familiares denunciaron que fue debido a la falta de oxígeno. Un grupo de legisladores indaga lo ocurrido y observó la falta de coordinación para atender a los pacientes.

De acuerdo con las declaraciones a medios locales, ayer, lunes, los parientes de los fallecidos tuvieron que movilizarse para conseguir los cilindros ante la falta de ese insumo en la unidad de terapia intensiva donde se encontraban internados.

La viceministra de Seguros de Salud y Gestión del Sistema Único de Salud, Alejandra Hidalgo, aseguró que, con base en un informe de ese centro médico, los decesos no fueron por la falta de oxígeno sino fue debido a que se encontraban en un estado crítico “que deriva en desfavorables pronósticos de vida a consecuencia del devastador avance de esta enfermedad”.

Debido a esta situación, una comisión de legisladores acudió al hospital Obrero de Cochabamba para indagar las denuncias de los familiares de las víctimas. Tras la inspección, el diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS), Héctor Arce, afirmó que fueron ocho las personas que fallecieron ayer.

“Lo que vemos aquí es que hay una mala coordinación en términos de administración definitivamente. Y eso no está bien, no es un tema de recursos económicos, la Caja Nacional de Salud tiene recursos económicos que sobra, que están ahí almacenadas sin darle un uso”, cuestionó.

Afirmó que la comisión que acudió se encuentra recabando toda la información de la CNS y, de ser necesario pedirán la renuncia de quienes administran ese centro médico o incluso de la regional Cochabamba.

Sobre las denuncias de falta de oxígeno, Arce señaló pudieron ver solo ocho botellones de oxígeno medicinal a disponibilidad y cuestionó qué puede ocurrir en las próximas horas si llegan otros pacientes a requerir este elemento en las unidades de terapia intensiva.

Para la administradora regional de la CNS, Jhenny Magne, el abastecimiento de oxígeno para este recinto hospitalario es normal y aseguró que en “ningún momento se vieron sin este insumo vital”.

Afirmó que el conflicto con familiares de pacientes internados la noche de este lunes se debió a la mala información que circuló entre estas personas, lo que ocasionó incluso pánico en muchos de ellos que se dieron la tarea de comprar tubos de oxígeno de forma particular e intentar ingresarlos por la fuerza al hospital.

La viceministra Hidalgo instó a los responsables de las cajas de salud y a los hospitales realizar oportunamente sus requerimientos de oxígeno y medicamentos indispensables en las unidades de terapia intensiva para evitar posibles inconvenientes.

Deja un comentario