Presidenta de DDHH descarta que soldado del Regimiento Aroma haya sido torturado

El Andaluz / Yacuiba

Mediante una conferencia de prensa, la presidenta de la Asociación Boliviana de Derechos Humanos de Bolivia, María Belén Molina, descartó que haya habido “tortura” en el supuesto caso de agresión a un soldado del Regimiento Aroma, por parte de un sargento, descalificando las declaraciones que con anterioridad habría vertido el coordinador regional del Defensor del Pueblo, Wálter Portillo.

“Nosotros cuando hemos ido hasta el Regimiento no hemos podido evidenciar rastros de tortura ni nada grave (en el soldado). Hay un examen médico forense el cuál sólo le da cuatro días de impedimento debido a la intervención de su camarada para quitarle un cuchillo (con el que supuestamente pretendía agredir al sargento y a su camarada)”, indicó Molina, a tiempo de agregar que el supuesto agredido confesó que tiene problemas al momento de consumir bebidas alcohólicas. “Es una persona que cuando consume bebidas alcohólicas se pierde”.

La Presidenta de DDHH, también aseguró que este soldado, aparte de tener problemas con el consumo de alcohol también ha demostrado problemas de indisciplina desde la gestión del anterior comandante de dicho Regimiento, ya que hay antecedentes de que se había escapado.  “Este problema él lo viene arrastrando desde hace muchos años atrás y para llegar; y para llegar a la verdad histórica de los hechos, nosotros hemos hablando con el comandante del Regimiento Aroma (Cnel. Iván Orellana), para que pueda acudir a un psicólogo en el Hospital Rubén Zelaya.

Molina presentó a los medios un informe psicológico del soldado de 19 años, donde se puede confirmar que este padece ciertos problemas, en incluso asegurando que necesita de apoyo psiquiátrico, debido a traumas de la niñez. “Psicológicamente él está mal, es por eso que nosotros hemos pedido que vaya a una valoración para llegar a la verdad”.

Aclaró que, a pesar de los supuestos antecedentes de indisciplina, al soldado no se le dará de baja debido a que está a sólo días de licenciarse de su servicio militar. “Sería vulnerar sus derechos”.

Vale recordar que el padre del soldado, Calixto Mollinedo Quispe, de profesión policía, a través del Defensor del Pueblo realizaron la denuncia ante la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), afirmando que la denuncia no avanzaba. “El supuesto agresor y el testigo están presentando declaraciones (ese mismo día viernes)”.

A su vez pidió que al soldado se le pueda aislar del Regimiento y que sólo se haga presente para poder recibir su servicio de libreta militar, esto porque él estaría necesitando ayuda debido a malos vínculos con su padre, según manifiesta el examen psicológico. “Nuestro trabajo es llegar a la verdad histórica de este hecho, recabando toda la información real”.

Por este motivo, Molina explicó a los medios que se están realizando todas las investigaciones correspondientes sobre este hecho, e incluso se podría realizar una contrademanda hacia los denunciantes, en caso que amerite.

Audios que fueron presentados al Ministerio Público

Para finalizar, la Presidenta de los DDHH, entregó a los diferentes medios de prensa, un cd. que contiene un audio donde se puede constatar que el padre afirma que enmanillaba al soldado y le hacía tomar orines a su hijo para castigarlo por la indisciplina, además que, en el audio, el supuesto padre revela que este soldado se escapaba del Regimiento para ir a ver su novia que estaba embarazada.

Este audio, que fue aceptado como prueba en la Fiscalía, según fuentes oficiales, habría sido grabado por el mismo Sargento denunciando, quien habría tenido una conversación, donde se puede constatar otra versión de los hechos.

La contrataparte:

Con anterioridad, el coordinador regional del Defensor del Pueblo, Wálter Portillo, dijo que se presentó por escrito el pedido de traslado del sargento a otra unidad castrense mientras continúen las indagaciones.

Añadió que en el Comando abrieron un sumario para investigar lo que pasó en el puesto militar. El asegura que joven conscripto, de 19 años de edad, recibió maltratos psicológicos y físicos del sargento por la pérdida de su billetera después de libar bebidas alcohólicas con él y otros dos soldados en un puesto militar.

Deja un comentario