Gobernación endeudada hasta el “cuello”: Buscan aplicar plan para superar crisis

Gabriel Morales Espíndola/El Andaluz

Con un panorama económico un tanto desalentador y esperando recibir alrededor de Bs 600 millones en el año 2021, en el mejor de los escenarios, la Gobernación de Tarija emprendió el camino del diálogo con los gobiernos municipales y las subgobernaciones del departamento, en aras de sobrellevar la crisis financiera y priorizar el manejo de recursos en lo que queda de la gestión.

Desde las 11.00 hasta las 14.00 este miércoles, el gobernador del departamento, Oscar Montes Barzón, encabezó una reunión donde participaron subgobernadores y alcaldes, a fin de abordar la agenda de trabajo que regirá las políticas públicas en cinco de las seis provincias, dado que las autoridades de la región autónoma del Gran Chaco aún no acuden a las convocatorias gestadas por la actual gestión del Ejecutivo.

Producto de este encuentro, se determinó que el gobernador visitará ocho de los once municipios de Tarija, a excepción de Yacuiba, Villa Montes y Caraparí, para conocer el estado de los convenios concurrentes, cuáles están vigentes y a cuánto asciende la deuda pendiente que pesa sobre la Gobernación en este tema.

“Por otro lado, se ha hablado de la relación entre los alcaldes y los subgobernadores, se quedó que van a trabajar de manera coordinada, no más competencia entre ellos sino trabajo coordinado desde la fecha, para ello se van a reunir los alcaldes y subgobernadores, y van a establecer un plan de trabajo conjunto para atender la emergencia como es la salud, caminos y la producción, que es lo fundamental”, expuso Montes Barzón tras el cierre de la reunión en el municipio de Uriondo.

Como tercer punto, se solicitó a los alcaldes de cada municipio que entablen reuniones con los sectores más representativos para sugerir a profesionales médicos idóneos para asumir la responsabilidad de las redes de salud.

“Hemos quedado de hacer una reunión conjunta para definir un plan de acción departamental, que lo vamos a presentar al Gobierno Nacional, en resumen, desde el día de hoy vamos a trabajar de manera conjunta entre los alcaldes y todas las descentralizadas de la Gobernación, lo primero que tenemos que hacer es parar el endeudamiento, la situación en todos los municipios también es crítica, el primer freno a la crisis es dejar de endeudarse, tener las cuentas claras y vamos a establecer un programa para ir honrando esas deudas, tanto entre nosotros como con el sector privado”, acotó la autoridad ejecutiva.

La alcaldesa municipal de El Puente, Sara Armella Rueda, quien fue electa bajo la sigla del Movimiento Al Socialismo (MAS), agradeció la convocatoria de la Gobernación y consideró que coordinar acciones entre las diferentes instituciones permitirá aprovechar al máximo los recursos que ingresen a las arcas de cada Alcaldía.

“La crisis es por la mala coordinación de las anteriores autoridades y también por los incumplimientos de los compromisos que se ha hecho con los diferentes sectores, creemos que no tenemos que llegar a lo mismo, estamos en la misma situación, la Gobernación, los municipios, tenemos las mismas deudas y consideramos que hay que arreglar en casa nuestros problemas, hay que sentarse con el Gobierno Nacional, que siempre ha tenido la voluntad, los que no la tuvieron fueron las exautoridades, el celo nos ha llevado al fracaso, las autoridades se fueron y quedaron demandas para la población”, afirmó la burgomaestre.

Sobre la polémica y controvertida Ley Departamental N. 206 o del 1%, la exasambleísta indicó que se hará un análisis interno sobre cuáles son las deudas pendientes entre la Gobernación y los gobiernos municipales, para establecer en qué medida se irán transfiriendo los recursos económicos que debieron desembolsarse hace varias gestiones atrás.

Pero el encuentro no fue convocado de buenas a primeras, sino que partió esencialmente del informe económico que elaboró el equipo de trabajo de Montes, documento que cayó como un “balde de agua fría” para los intereses del Gobierno Departamental, que deberá afrontar no solo una pandemia, sino también una deuda de proporciones titánicas.

Deja un comentario