Conflicto en las chalanas afecta a la poca actividad económica que se tiene en Bermejo

Osmar Arroyo/El Andaluz

El ejecutivo de la Federación de Gremiales de Bermejo, Freddy Rueda informó a El Andaluz que la situación cada vez es más crítica en la frontera, esta vez es el conflicto en el sector de las chalanas lo que afecta la poca actividad comercial que se tenía en la zona fronteriza con Argentina.

Mencionó, que hace dos semanas se tiene un conflicto, por la creación de dos nuevas empresas de chalanas en la frontera, siendo que las cooperativas antiguas que operan en el río Bermejo no dejan operar a las nuevas.

A pesar de que la frontera permanece cerrada con Argentina, la actividad comercial persistía, aunque en menor cantidad y por pasos no autorizados.

Rueda explicó que en el río Bermejo se cuenta con tres cooperativas de chalanas en lado boliviano y tres en el lado argentino, pero ahora se crearon dos nuevas empresas.

En el lado boliviano una empresa con el nombre Eduardo Avaroa, en el lado argentino una empresa con el nombre Lapacho que buscan operar en la frontera, pero las cooperativas antiguas no permiten que ellos puedan operar en la zona.

El dirigente mencionó, que de acuerdo a la información que recibieron de la Capitanía de Puerto, las nuevas empresas no contarían con la documentación necesaria para poder navegar por aguas del río Bermejo y este conflicto ha provocado que las chalanas dejen de operar durante dos semanas, afectando la actividad comercial.

Rueda explicó, que por el río para cruzar la frontera operan los botes, pero cobran 200 pesos argentino de ida y otros 200 pesos de vuelta, lo que les resulta muy caro y ese medio sólo lo utilizan los comerciantes mayoristas, es decir que ingresa gente desde territorio argentino por los botes sólo a comprar mercadería por mayor a territorio boliviano.

El sector pide que se pueda dar una solución al conflicto para que la gente que compra mercadería por unidad pueda ingresar por las chalanas, y de esa manera todos los comerciantes se puedan beneficiar con el poco movimiento económico que se pueda generar, a pesar de que la frontera permanece cerrada.

Remarcó, que el transporte por las chaladas es más seguro y más barato.

Los dirigentes de los gremiales y otras organizaciones fueron a sostener una reunión con sectores de Argentina en busca de una solución al conflicto y quedaron de que las nuevas empresas podrían operar por más abajo, esto hasta que se haga la reapertura de la frontera, sin embargo, las cooperativas antiguas no los dejan desembarcar.

Como opción para una posible solución ven que representantes de la nueva empresa puedan ir hasta la ciudad de La Paz a tramitar el permiso necesario y mientras tanto puedan navegar por el rio hasta que salga el trámite.

Sólo el 20% Comerciantes venden mercadería

En Bermejo la situación se agudiza en el tema económico, debido a que la frontera esta cerrada y tienen como principal actividad el comercio para generar movimiento económico.

La actividad no ha paralizado en su totalidad y el comercio ha logrado subsistir, aunque por el paso en la frontera por lugares no autorizados.

En la actualidad el lugar más concurrido es la zona en donde se encuentran los vendedores mayoristas, otros puestos de venta que ofrecen mercadería por unidad no corren con la misma suerte.

Según el ejecutivo de la Federación de Gremiales de Bermejo, sólo el 20 por ciento del total de los comerciantes en Bermejo logra vender su mercadería, el resto no lo puede hacer porque no hay compradores, no se tiene circulante económico.

Piden a las autoridades que puedan generar un plan de fuentes de empleo, en vista de que al parecer todavía no piensan abrir la frontera por la pandemia del covid 19.

Por si fuera poco, indicó que la actividad en la zafra azucarera todavía no comienza y las instituciones públicas, como la alcaldía y la subgobernación se encuentran en “quiebra”.

Muchas personas decidieron cambiar de actividad económica, algunos se dedican a vender comida, pero tampoco pueden vender lo que preparan en el día.

Rueda, contó que uno de los vecinos le contó que sólo logra vender seis platos durante el día.

Deja un comentario