La medicina tradicional se abre paso en tiempos de pandemia

Gabriel Morales/El Andaluz

Los mates a base de yerbas naturales para males que cada vez son más frecuentes en la población, parecen cobrar vitalidad con la pandemia. El tener que conseguir en la actualidad las plantas para prepararlos no es necesario.

Para conseguir un buen mate o brebaje, hay que conocer principalmente las propiedades de plantas y yerbas, saber combinarlas, forma de preparación y principios activos. La Asociación de Médicos Naturistas de Tarija (ANT) capacita constantemente a sus afiliados para este fin. 

Rudy Condori Osinaga, quien tiene un carrito de mates y preparados, en la avenida Domingo Paz y recorre otras arterias de nuestra urbe, indicó que sus remedios son desinflamantes para diferentes enfermedades, que afectan al hígado, riñón, vesícula, próstata o para enfermedades como la gastritis, incluso el tan temido Covid-19.

“Mi abuela Celestina Soria, le heredó sus conocimientos a mi mamá y ella a mí y mis hermanos, ahora somos tres los que trabajamos en el oficio de medicina tradicional, también recibimos actualización constantemente, estamos al día de todas clases de hierbas medicinales, sus beneficios, efectos secundarios o todo lo que se necesita saber para realizar con éxito nuestra preparación”, explicó.

Hay personas que desconfían de este tipo de medicina alternativa, pero Condori asegura que están calificados para este trabajo, es un oficio que conlleva años de aprendizaje, que ayuda a “mejorar la salud”.

“No hacemos tratamientos en casos delicados, nuestro trabajo se enfoca en controlar y prevenir las enfermedades. Normalmente, esperan a estar delicados para acudir a nosotros, pero deben tener en cuenta que la idea es evitar problemas de salud y venir cuando están sanos para cuidar su organismo de futuras enfermedades”, refirió.

Según el naturista, los remedios deben tomarse en la madrugada o por la noche, por eso atiende de 6:00 a 10.00, mejor si es en ayunas para que los mates reactiven el organismo y sea lo primero que reciba.

El resultado positivo en las personas que toman estos productos, hace que cada vez tenga más clientes, porque estos lo recomiendan a sus familiares y amigos.

En un día común, el comerciante del rubro recibe entre 40 a 45 personas que van en busca de un mate para diferentes molestias del organismo.

Lo que más buscan sus clientes es una infusión buena para los riñones, la gastritis, el hígado, la vesícula y la próstata en el caso de los hombres.

Las plantas que usan para preparar los mates son: zarzaparrilla, uña de gato, cola de caballo, licuado de papa y manzanilla entre otros.

El precio al que comercializa sus preparados, es accesible para cualquier persona dado que cuesta un par de bolivianos, acota que incluso va incluida “la yapita”.

Los médicos naturistas ofrecen en las calles de la ciudad los mates al pedido del cliente, es decir, para el malestar que siente la persona.

Un médico tradicional, hereda sus conocimientos de sus padres y abuelos a través de la vida, a diferencia de un médico naturista que posee una formación académica mediante cursos, talleres e investigaciones.

Estas prácticas son reconocidas por la Constitución Política del Estado a través de la Ley 459 de medicina tradicional ancestral boliviana.

Hace aproximadamente unos 20 años, esta actividad no era muy requerida, actualmente, personas de todas las clases sociales la buscan como alternativa, además, que existen pacientes que ya han pasado por una serie de médicos especialistas.

La mayoría es por dolencias que tiene que ver con la vesícula y el hígado. En esta época es más frecuente la consulta por desorden hormonal a causa de problemas de nervios que desembocan en quistes ováricos y prediabetes.

Según Rudy, el origen de todos los males por lo general, es la mala alimentación a causa de la modernidad que lleva a las personas a consumir comida llena de carbohidratos, lo que acidifica el cuerpo, afecta a los nervios y está relacionado con la diabetes y el cáncer.

Un grupo de pacientes, busca la medicina natural por trastornos que los médicos no han podido diagnosticar, mientras que otros más para bajar de peso.

Las personas obesas presentan otro tipo de desórdenes como la resistencia a la insulina.

Explicó que existen dos formas de diabetes, la de tipo uno, donde el páncreas del paciente no produce insulina y adelgaza.

La de tipo dos, la persona produce insulina, pero su cuerpo tiene resistencia a ella por diversos factores, por lo que empieza a engordar por esta razón.

Para abordar estos males, Condori sostuvo que utiliza distintas plantas medicinales que las transforma en remedios bebibles entre los que destaca el ajo para la presión arterial y los hongos corporales.

Deja un comentario