Once huérfanos a causa de feminicidios en Cochabamba

En lo que va del año, siete mujeres fueron brutalmente asesinadas en Cochabamba, la mayoría por sus parejas; detrás de esta trágica cifra, hay historias que se dejaron de contar, sueños que no se realizaron y 11 niños y adolescentes que quedaron huérfanos, siendo las otras víctimas de los feminicidios, según datos de la Fundación Voces Libres. 

EL PESAR DE LAS FAMILIAS
“¿Cuándo vendrá mamá?”, es la pregunta sin respuesta que hacen varios niños pequeños a sus familiares, quienes, en muchos casos, tienen que cargar el dolor y sacar adelante a familias destruidas por la muerte de madres, hijas, hermanas o tías que fueron asesinadas por aquellos que un día juraron amarlas. 

La Ley 348, para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia, en su artículo 36 señala que: “Si a consecuencia de un delito de feminicidio cometido por el cónyuge o conviviente, quedaran hijas e hijos menores de edad huérfanos, éstos serán puestos de inmediato bajo custodia de los abuelos u otro familiar cercano por línea materna, con el acompañamiento de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia en tanto se establezca la guarda legal, debiendo acceder toda la familia al sistema de protección de víctimas y testigos del Ministerio Público y al sistema de atención que esta Ley prevé”. 

Sin embargo, las familias que se hacen cargo de los hijos del feminicidio, en su mayoría son de escasos recursos y no reciben ningún tipo de ayuda por parte de las autoridades. 

Sobre este tema, la fundadora del colectivo “Mujeres de Fuego”, Ángela Nogales, consultada por GENTE, indicó que no existe seguimiento a los casos ni políticas públicas. 

“Hace años, desde que hay la Ley 348, se hizo conocer a las autoridades que es urgente una política pública para ayudar a las víctimas invisibles del feminicidio, los hijos. Hemos mandado notas al presidente (del Estado) para que se pueda garantizar la educación, vivienda, salud y alimentación para los huérfanos”, señaló Nogales. 

La activista considera que es necesaria una ayuda económica para los hijos que perdieron a sus madres, hasta que cumplan los 18 años. 

HOGAR “LLUVIA DE ÁNGELES”
La Fundación Voces Libres trabaja con mujeres y menores de edad en situación de vulnerabilidad y víctimas de violencia, cuenta con un hogar de niños llamado “Lluvia de Ángeles” donde viven huérfanos por feminicidio. 

Según datos de la página web de Voces Libres, el hogar está ubicado a 22 kilómetros de la ciudad de Cochabamba en la comunidad de Vargas Linde del municipio de Vinto. 

Los menores llegan al hogar tras ser derivados por Defensorías de la Niñez y Adolescencia (DNA), el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) o instancias policiales. 

En el lugar, los menores, entre hombres y mujeres, reciben capacitaciones de diferentes áreas y, sobre todo, cariño por parte de sus cuidadoras. 

LOS CASOS DE 2021
Eulalia Delía Chocomani, de 26 años de edad, fue la primera víctima de feminicidio a inicios de enero de este año, murió apuñalada por su pareja en la zona sur de Cochabamba. Sus tres hijos de 4, 6 y 8 años de edad fueron testigos del horrendo crimen. 

La segunda víctima fue María Calle (46) quien murió asfixiada por su pareja en su vivienda en Ivirgarzama, dejó dos hijos en la orfandad. 

Cleofe Jorge (59) murió a causa de disparos de arma de fuego percutados por su expareja, quien luego del crimen se quitó la vida, la mujer dejó cinco hijos mayores en la orfandad. 

Los otros cuatro casos, si bien no ocurrieron este año, fueron contabilizados en 2021 debido al hallazgo, entre febrero y marzo pasado, de cuatro cuerpos de mujeres en el municipio de Villa Tunari. Las víctimas fueron identificadas como Mónica Olmos (25), Nayely Lizarazu (19), Margarita Maldonado (25) y Beatriz García (29). Esta última víctima dejó un adolescente en la orfandad.

SEGUIMIENTO Y APOYO PSICOLÓGICO
Para Nogales, los hijos huérfanos por feminicidio requieren mucha ayuda psicológica para poder sobrellevar el trauma que tienen, ya que no solo vieron morir a su madre, sino que ven el proceso a sus padres que terminan tras las rejas, quedando sin su núcleo familiar más cercano. 

“Es necesario que los Servicios Legales Integrales Municipales (SLIM) hagan un seguimiento psicológico a los menores que han quedado huérfanos, muchos han sido testigos de las muertes, incluso se han estresado tanto que algunos intentaron quitarse la vida”, lamentó la fundadora de Mujeres de Fuego. 

CARENCIA DE CIFRAS OFICIALES EN BOLIVIA 
Entidades como el Observatorio para la Exigibilidad de los Derechos de las Mujeres y la Defensoría del Pueblo denuncian la falta de un registro oficial de datos sobre los menores que han perdido a sus madres por la violencia machista en toda Bolivia, carencia advertida en las defensorías de la niñez y la Fiscalía.

A falta de datos oficiales, el Observatorio tiene un registro propio elaborado a partir de reportes de prensa, que da cuenta de 451 niños y adolescentes y 73 jóvenes que eran dependientes de sus madres y que quedaron en la orfandad entre 2016 y el primer trimestre de 2021.

Deja un comentario