“¡No me dejes, no te vayas, que me van a matar!”: así fue la operación policial más sangrienta de Río de Janeiro

28 personas fueron asesinadas hace una semana en una incursión en la favela de Jacarezinho.

Tu, tu, tu, tu, tu, tu, tu… El sobrevuelo de dos águilas ―así llaman por aquí a los helicópteros policiales― y el tableteo de las balas despertaron a Jacarezinho al amanecer. Esta favela es parte del Río de Janeiro sin glamur. El que ni siquiera sueña con empezar a recibir turistas vacunados. A., de 28 años, hizo como todo el vecindario al estallar la operación policial el jueves pasado. Saltar de la cama al rincón más protegido y abrazar a su hija. Carcomidas ambas por el terror, esperaban a que el fuego cruzado acabara cuando irrumpió en su casa un tipo herido. La mujer explica: “Le habían pegado dos tiros, pero estaba vivo”. El intruso le ordenó que mantuviera silencio y se escondió en un cuarto hasta que cuatro policías entraron a las bravas, encapuchados. “Venían a por él. Entonces él empezó a suplicarme. ‘¡No me dejes, no te vayas, no me dejes, que me van a matar!’. Quería entregarse a los de derechos humanos, pero los policías dijeron: ‘¡Aquí no se entrega nadie, va a salir muerto! Y lo mataron a puñaladas en el cuarto, no me dejaron socorrerlo”, relataba el lunes aún angustiada. “Era él o mi niña”, murmura. “No vienen a detener, vienen a matar”, sentencia. Por eso, dice, no llevaban en la pechera la etiqueta preceptiva con su nombre y grupo sanguíneo.

Si alguien que huye de la policía aporrea tu puerta para refugiarse, abres. Y punto. Es la ley que impera en las favelas como esta, donde el poder del crimen organizado ha ocupado el vacío dejado por el Estado. Y cualquier vecino de Jacarezinho (cocodrilito) que levanta más de un palmo recuerda otros muchos tiroteos y muchas operaciones policiales, pero ninguna tan sangrienta y brutal. Con 28 muertos ―un policía y 27 presuntos “criminales”, según las autoridades―, es la más letal perpetrada por uniformados en la historia de la ciudad. Tantas víctimas en un día causaron conmoción en Río, que ya solo se espanta cuando las balas perdidas matan a niños porque la violencia de la guerra contra las drogas es cotidiana.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no perdió la ocasión de felicitar a la Policía Civil, que también se incautó de una treintena de armas. La mano dura contra el crimen es una de sus banderas. Para el militar de extrema derecha, Río y los policías son grandes caladeros electorales en un país donde está arraigada la idea de que el mejor delincuente es el delincuente muerto.

Bullet holes in one of the walls in the Beco dos Caboclos in the Jacarezinho favela, city of Rio de Janeiro, Brazil. On May 6, there was a police operation in the region that resulted in 28 confirmed deaths.

La rutina de matar sospechosos se instaló hace mucho. Desde 1998, la policía ha matado a una persona cada 10 horas en el Estado de Río de Janeiro, según el diario O’Globo.

Al alba del jueves pasado, antes de las seis, unos 200 policías armados para una guerra avanzaron por todas las entradas de Jacarezinho, un enjambre de infraviviendas de ladrillo a una hora en metro y tren de la playa de Copacabana. Un policía que intentaba quitar una de las barricadas colocadas por los traficantes que dominan la barriada, plaza fuerte del Comando Vermelho, fue la primera víctima. Le pegaron un tiro en la cabeza.
Y estalló el pandemonio. Fuego intenso con fusiles, ráfagas desde helicópteros, granadas y casi 40.000 vecinos convertidos, de nuevo, en rehenes. Agazapados en un rincón, implorando a Dios y siguiendo las noticias por el móvil o WhatsApp. Joice Pereira, de 42 años, contaba el martes que se escondió con sus ocho críos en el cuarto de baño durante horas. El lugar más seguro en este habitáculo con paredes de papel que se asoma a uno de los callejones escenario de la espectacular balacera.

Muchas de las escenas de aquel sangriento jueves parecen sacada de la película Ciudad de Dios, un retrato de la vida en las favelas cariocas que triunfó hace dos décadas. Durante más de dos horas el tiroteo fue tremendo, con sospechosos huyendo por azoteas y callejones para salvar el pellejo y los colegas del agente muerto rabiosos, invadiendo viviendas sin orden judicial. Las tiendas no abrieron. El punto de vacunación del coronavirus, tampoco.
Cuando llegó una cierta calma, los vecinos más necesitados, los hambrientos que no tienen qué comer porque la pandemia les arrebató lo poco que ganaban, se aventuraron a salir a por un plato caliente. Lucas Louback, de 30 años, activista proderechos humanos de Río de Paz, una ONG de Jacarezinho, participó en un reparto de alimentos: “Me chocó que en medio de la operación la gente estuviera recogiendo comida”, recuerda. Pasadas las once de la mañana, “ya no había tiroteo, pero la policía seguía dentro”. Tras ese paréntesis engañoso, las balaceras volvieron con furia, mientras los móviles del vecindario hervían con noticias de que los sospechosos se estaban rindiendo.

Es precisamente lo que familiares de algunas víctimas contaron el lunes al Defensor del Pueblo, según el presidente de la asociación de vecinos, Leonardo Pimentel, de 34 años, al que en estas callejuelas tratan como un alcalde. “Contaron que recibieron vídeos de las personas que murieron diciendo ‘estoy vivo, me voy a entregar. Mira, estoy en una casa, que no conseguí llegar a nuestra casa…”.
Cuando siete horas después del primer muerto terminó la operación, había cadáveres tirados en callejones y cuartos en varios puntos de la favela. Las fotos y vídeos que circulan por WhatsApp muestran a varios con tiros en la cabeza. Y uno sentado en una silla, con un dedo en la boca. La mayoría, en bañador y chanclas. La policía se llevó los cuerpos al hospital, envueltos en sábanas, alterando las escenas de las muertes. Otra rutina. Ante las denuncias de ejecuciones extrajudiciales y la destrucción de pruebas, la ONU reclamó inmediatamente una investigación independiente. La Fiscalía investiga ya las denuncias.

El activista Louback lanza una batería de preguntas: “¿Había necesidad de tantas muertes? ¿Cuáles son los protocolos de la policía? ¿Se aplicaron? ¿Y dónde están las otras políticas públicas, la cultura, el ocio? Porque la única política pública que llega [a la favela] es la del enfrentamiento?”. Vecinos y defensores de derechos humanos ―siempre denostados por Bolsonaro— claman que incluso si las víctimas trapicheaban con drogas, tenían derecho a ser detenidos, juzgados y, si acaso, condenados y encarcelados.
La brutalidad policial es endémica. De las 47.000 muertes violentas de 2019, el 13% ocurrieron durante intervenciones policiales, según el anuario más reciente del Fórum Brasileño de la Seguridad. Y Río destaca como el lugar más letal para los sospechosos. Los tiroteos son tan frecuentes que Fogo Cruzado, una aplicación de móvil, alerta a cualquiera en tiempo real.

Es una de las pesadillas familiares en las favelas. Cuenta Fernanda, de 42 años, que cada vez que estalla una operación policial corre a casa para estar junto a sus hijos. El chico es el que más le preocupa a esta mujer que elige este nombre falso para protegerse. “Tengo muchísimo miedo de dejarlo solo en casa porque, con 15 años, es muy corpulento”. Cuando uno es un brasileño joven, negro y pobre, la sospecha se dispara.

Tras la incursión policial, poco tardó el negocio del narcotráfico en reabrir. La marihuana, la coca y el crack se vendían este martes a la vista de todos en unas mesitas instaladas en la calle, como si fueran chucherías. Cada favela personaliza su mercancía con un envoltorio que la distingue de las otras barriadas.

El tráfico de drogas es uno de los ingredientes del cóctel criminal de Río de Janeiro tras su bella fachada. La disputa por el territorio es feroz y los pujantes grupos paramilitares, con sospechosos vínculos con el clan Bolsonaro, ya controlan más espacio que el narco. Completan el cóctel la delincuencia de toda la vida ligada al juego clandestino y una clase política carcomida por la corrupción.

Aquí en Jacarezinho dio sus primeros toques el futbolista Romario, ahora senador. Cuenta Pimentel, al que los vecinos paran todo el tiempo, que fue un polo industrial que al languidecer vio aumentar la violencia. En estas callejuelas abundan las penurias y las tentaciones. Estos chavales “no tienen oportunidades de tener otra vida”, insiste el seudoalcalde.

Un antiguo líder vecinal, Marcos de Castro, añade que cuando tu madre no tiene para el alquiler y vives en un lugar sin empleo, oportunidades ni diversión, ser el chaval del fusil que llama la atención de las chicas es muy tentador. Dinero fácil. Titánico es, en cambio, el esfuerzo de muchas madres para sacar adelante a su prole y que siga el buen camino. “La policía no puede ser como los delincuentes, están para protegernos”, proclama una indignada vecina de Jacarezinho.

‘Drag queens’, dictadores, alcohol y millones de dólares: los 60 años de Dennis Rodman, la estrella más salvaje de la NBA

El controvertido jugador de baloncesto vive retirado del espectáculo. Su vida dentro y fuera de la cancha ha dado para cuatro libros de memorias, varios documentales y toneladas de páginas en la prensa sensacionalista

Dennis Rodman rompió a llorar durante una entrevista en directo con la CNN en 2018. El motivo era que dos de sus mejores amigos, Donald Trump y Kim Jong-un, habían puesto fin a sus diferencias. “Sus diferencias”, en este caso, eran la amenaza de ambos líderes internacionales de destruir Estados Unidos y Corea del Norte con misiles nucleares. El vídeo se viralizó porque es puro Dennis Rodman: esperpento, emociones desbordadas, ebriedad y espectáculo mediático. También es uno de los mayores “Os preguntaréis cómo he llegado hasta aquí” de la cultura pop reciente. Aunque, tal y como explicó su excompañero en los Chicago Bulls Michael Jordan, lo asombroso no es dónde ha acabado Rodman sino que haya llegado vivo. Hoy, el jugador más famoso de la NBA durante los noventa cumple 60 años retirado de la esfera pública y ha vivido vidas para varios libros.

Su padre abandonó el hogar familiar cuando Dennis tenía tres años. El pequeño se crio con su madre y sus dos hermanas, que solían jugar a vestirlo de niña, ponerle maquillaje y pasearlo en tacones por la calle. Rodman dejaba que sus compañeros le pegasen a diario. Se sentía incapaz de defenderse. Y entonces, como el protagonista de un cuento, creció 30 centímetros a los 18 años.

Con sus flamantes 2,07 de altura empezó a jugar al baloncesto en un equipo de Oklahoma y, ya cumplidos los 20 años, hizo por fin un primer amigo: Bryne Rich, un niño blanco de 12 años traumatizado por haber matado accidentalmente a su mejor amigo con una escopeta. Aquella historia se contó hasta la saciedad porque encajaba con la idea de conciliación interracial de los Estados Unidos de los ochenta. La familia del chaval, que en una metáfora increíble se apellidaban Rich (rico en español), adoptaron a Dennis, le dieron un hogar y le hicieron sentir en familia. Dennis les devolvía el favor trabajando de sol a sol en su huerta (generando otro estereotipo involuntario: el servilismo afroamericano) y, cuando el padre se lo llevaba a hacer la compra, Dennis lloraba de alegría. La madre de la familia se tapaba la cara con un periódico cuando iba en el tren con él para que las vecinas no la vieran sentada con un negro de dos metros.

Considerado el mejor reboteador de la historia de la NBA, su entrega física era implacable: a menudo volaba con tanto ímpetu que se salía de la pista y aterrizaba sobre el público, lo cual enloquecía a los fans. “No le tenía miedo a nada ni a nadie”, ensalzaba su entrenador en los Detroit Pistons, Chuck Daly. Rodman pasaba el día de Acción de Gracias, cumpleaños y Navidades con Daly, su nueva figura paterna. Las pocas veces que iba a un bar se pedía un vaso de leche. Cuando ganó el título de mejor defensor de la NBA se puso a llorar y el presidente de la federación lo sacó del escenario inmediatamente. “No sabía que no se debe llorar en una situación así”, aclararía él después.

Tras ganar dos títulos de Liga, los Pistons perdieron en 1991 y Chuck Daly dimitió del cargo, lo cual empujó a Rodman a una depresión. Se encontraba además en plena batalla legal con su exmujer por la custodia de su hija, nacida en 1987. En febrero de 1993, Rodman se metió en su camioneta y cogió un rifle con la intención de suicidarse. Llegó a descalzarse para apretar el gatillo con el dedo gordo del pie, pero puso la radio y se quedó dormido. “Sí maté al Dennis Rodman que intentaba agradar a todo el mundo”, anunció en su libro.

A finales de año pasó a los San Antonio Spurs. El día antes de su rueda de prensa fue al cine a ver Demolition Man y se obsesionó con el villano de la película, protagonizado por Wesley Snipes, así que se presentó en su debut con los Spurs con una cresta rubia platino. Pasados los 30, el niño introvertido se había convertido en adolescente rebelde.

Ha nacido otra estrella

Rodman salió con Madonna durante un corto tiempo -contó en Playboy que habían roto porque ella le había pedido que la dejase embarazada y él no quería- y le había cogido el gusto a la celebridad. Su cambio de imagen estuvo orquestado por su nuevo agente y referencia masculina, Dwight Manley, un coleccionista de monedas al que había conocido en Las Vegas. Posó para la portada de la revista deportiva Sports Illustrated con unos shorts de cuero, un corpiño de mujer y un loro posado en su mano. Contó que tenía fantasías sexuales con hombres, que sus sitios favoritos para salir de fiesta eran los bares gais y que encontraba los vestuarios de la NBA profundamente eróticos. Besó en la boca a la drag queen RuPaul en televisión y contó que había tenido relaciones sexuales con mujeres trans. Cuando presentó su autobiografía lo hizo vestido de novia.

Miles de personas se agolparon para verlo en directo. Millones compraron el libro. Rodman no se travistió en clave ridícula como un machirulo en un carnaval: contrató a Kevyn Aucoin, el legendario maquillador de divas como Cher, Whitney Houston o Madonna. Su estética, maquillado, con falda o tacones en las alfombras rojas, fluía entre lo masculino y lo femenino. Parte de los forofos del baloncesto lo rechazaban pero su fama alcanzaba niveles inéditos para un jugador de la NBA. En 1995 fichó por los Chicago Bulls de Michael Jordan.

Atención positiva y autodestructiva

Jordan era un ídolo porque era el mejor, pero resultaba frío, sobrio y cerebral. Rodman llegó como su némesis: su furia subrayaba aún más la elegancia del otro. Cuando le multaron por darle una patada a un reportero durante un partido, Bill Clinton lo defendió: “Seguro que en su corazón se arrepiente, soy un gran admirador de Rodman”.

Mientras tanto, debutaba en el cine en una película de acción de Jean-Claude Van Damme llamada Double Team. En 1997, su padre reapareció tras 30 años de ausencia, contó que había tenido 25 hijos en Filipinas y empezó a ver en persona todos los partidos de los Bulls. Decían para entonces que Rodman podía beberse 40 chupitos de Jägermeister en una noche. Su guardaespaldas le advirtió de que su pandilla de colegas solo estaba interesada en su dinero y él respondió que ya lo sabía. “Está convencido de que tiene que mantener ese teatro, pero yo sé que no es él. Él es un chaval tímido”, aseguró Chuck Daly en The New York Times. En 1997, Rodman ganó en torno a diez millones de dólares fuera de la cancha, tres más de lo que le pagaban los Bulls por temporada. Aquel año la policía acudió a su casa 70 veces por quejas de los vecinos. Fue detenido en varias ocasiones por conducir ebrio, por altercados violentos y por escándalo público. Un crupier de Las Vegas lo demandó por haberle restregado unos dados por la calva, la barriga y la entrepierna a ver si le daba suerte.

Tras el éxito de su autobiografía editó otra, Un paseo por el lado salvaje. Fue un fracaso en ventas. Dijo que iba a cambiarse el nombre a “Orgasmo”. A nadie le importó. Se casó con la actriz de Los vigilantes de la playa Carmen Electra en Las Vegas y se separó al día siguiente. “Como un adolescente ignorado, Rodman nunca entendió la diferencia entre la atención positiva y la autodestructiva”, explicó el periodista Stephen Rodrick.

Tras una temporada en los Lakers, salió de la NBA por la puerta de atrás: llegó tarde a un entrenamiento aduciendo que había perdido las zapatillas y el equipo angelino le rescindió el contrato. Sus intentos de regresar a la cancha, como jugador o entrenador, fueron inútiles: “Abrí todas las puertas y ahora la NBA no me quiere. Hasta los tíos blancos más aburridos llevan tatuajes ahora”, aseguraba en 2003.

Se volvió a casar y tuvo dos hijos, pero nunca llegó a construir una relación con ellos al igual que nunca estuvo presente en la vida de su primera hija. En 2011 entró en el Hall of Fame, el Olimpo de los atletas estadounidenses, y en su discurso durante la ceremonia prometió que intentaría ser mejor padre aunque no tenía ni idea de cómo hacerlo. Antes de ponerse a llorar, le dijo a su madre: “Nunca nos abrazaste porque no te salía, pero voy a intentar quererte como te quería cuando nací”. Sigue sin mantener relación con sus tres hijos.

En 2013 viajó a El Vaticano, patrocinado por una casa de apuestas irlandesa para presenciar la elección del nuevo Papa. Y en aquella época de no decir que no a nada, su agente recibió una propuesta de contrato para que Dennis Rodman contribuyese a mejorar la imagen de Corea del Norte en Occidente. El agente no conocía la diferencia entre una Corea y la otra, así que aceptó. Cuando comprendió que había firmado con Corea del Norte, ya era tarde: Dennis Rodman fue el primer estadounidense en reunirse con Kim Jong-un, quien durante su estancia en un internado suizo en los noventa se volvió forofo de los Chicago Bulls.

“Protegernos no es mi trabajo, es el del negro [en referencia a Obama], pero si no termino como finalista del Nobel de la Paz es que algo no funciona”, declaró en una entrevista a Sports Illustrated. En una de sus visitas de 2014, con motivo del cumpleaños del dictador norcoreano, Rodman le llevó varios regalos: un lote de jabones, un libro de ¿Dónde está Wally?, un puzle de una sirena y un ejemplar de El arte del trato de Donald Trump. Rodman hizo buenas migas con Trump cuando participó en dos ediciones de su reality showThe Apprentice, en su edición de famosos. El misionero Kenneth Bae, detenido durante un año por el Gobierno norcoreano, fue liberado y agradeció públicamente la ayuda de Rodman.

Cuando se celebró la cumbre entre Corea del Norte y Estados Unidos, en la cual Trump se convirtió en el primer presidente de la Casa Blanca en visitar el país, The Washington Post especuló con la posibilidad de que Rodman hubiese sido en realidad un enviado diplomático de Trump, argumentando que era una teoría excéntrica pero no más que la propia elección de Donald Trump como presidente. En 2020, por cierto, Rodman no apoyó la candidatura de Donald Trump, sino la de Kanye West.

17.600 vacunas Sinopharm llegaron hoy a Tarija de un lote de 73.000

La encargada del PAI (Programa Ampliado de Inmunización), Virginia Cazón, indicó ante cámaras que llegaron hoy por la tarde 17.600 vacunas parte de un lote de un total de 73 mil vacunas, el lote restante llegará el fin de semana.

56.000 dosis de la vacuna Sinopharm faltantes llegarán y serán destinadas al área rural.

Es importante resaltar que el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Luis Arce, dijo que más de un millón y medio de vacunas llegaran este mes a nuestro país para continuar con el plan nacional de vacunación.  

Aprehenden a Guido Melgar, que fue viceministro en la gestión de Añez

La Fiscalía dispuso este jueves la aprehensión del abogado Guido Melgar, exviceministro de Transparencia de la gestión de Jeanine Añez, en el marco de una investigación por supuesta vulneración de datos personales en el Servicio General de Identificación Personal (Segip).

Melgar está implicado en el caso, debido a que cuando era Viceministro en 2020 solicitó al Segip los datos de 592 personas relacionadas supuestamente con corrupción. Posteriormente, el Servicio de Identificación le entregó la información pese a que no estaría habilitado por reglamento.

El exviceministro se presentó a declarar este jueves y posteriormente fue aprehendido por los tipos penales de incumplimiento de deberes, uso indebido de influencias y resoluciones contrarias a la ley, informó el coronel Roberto Cuenca de la FELCC.

El jefe policial señaló que también están involucrados en el caso el exdirector del Segip, Mauricio Fernandez, además de otros dos exfuncionarios, uno que era asesor jurídico y el otro que imprimía las tarjetas de datos.

El exviceministro alegó que había solicitado la información porque la Ley Marcelo Quiroga le facultaba investigar hechos de corrupción.

El caso se abrió a denuncia del Ministerio de Gobierno. Ahora Melgar se encuentra en celdas policiales y espera su audiencia de medidas cautelares.

En su gestión como Viceministro, Melgar fue quien presentó dos denuncias contra Evo Morales por acusaciones de presunto estupro.   

Envían a Palmasola al juez acusado de violencia intrafamiliar

Acusado de violencia familiar y económica contra su ex pareja y la hija de ésta, el juez César Castro deberá defenderse desde el penal de Palmasola. Así se determinó en la audiencia cautelar realizada el miércoles, en la que se dispuso su detención preventiva por 90 días en el centro de rehabilitación cruceño.

“Para nosotros es una señal de que nadie puede creerse impune y es un gran avance para la justicia”, manifestó la abogada de las víctimas, Jessica Echevarría.

El acusado se acogió al derecho de guardar silencio y será trasladado a un régimen cerrado por su condición de juez de sentencia para evitar el contacto con otros reos y preservar su vida.

La fiscal del caso, Nancy Castro, explicó que no se determinaron medidas sustitutivas en favor del juez, como detención domiciliaria, porque la justicia habría detectado obstaculización en el caso por el imputado, ya que  presentó un certificado falso de Covid-19 en el que se indicaba que estaba contagiado y  por eso no se presentó ante la Fiscalía para declarar.

Beni pide auxilio por la falta de oxígeno e insumos para hacer frente a la emergencia sanitaria

El coronavirus acecha y en el departamento de Beni escasean recursos para hacerle frente y fortalecer el sistema sanitario. Una de las principales falencias se centra en la falta de oxígeno medicinal y de insumos médicos para los pacientes con Covid-19.

Así lo informó el responsable de Planificación del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Beni, Eduardo Solares. En un contacto con EL DEBER, confirmó que el director de la entidad de salud, Juan Carlos Kuramoto, tuvo que trasladarse hasta la sede de Gobierno para canalizar recursos, ya que la Gobernación y el Sedes no cuentan con lo suficiente recursos económicos en sus arcas para hacer frente a la emergencia sanitaria.

Y es que las cifras del Covid-19 en Beni continúan en aumento. Solo en las últimas horas se detectaron 86 nuevos casos y tres muertes a causa del coronavirus. Preocupa que el sistema sanitario no cuente con infraestructura y otros sistemas para proteger a sus vecinos. 

Un ejemplo de ello es la saturación de pacientes en el Hospital Centinela, que cuenta con 30 camas para atender a pacientes y que actualmente hay 33 internados. En Trinidad tampoco cuenta con una planta propia para poner a punto los tanques de oxígeno.

Es por ello que la Gobernación canalizó un convenio con el Ministerio de Salud para enviar 194 tubos de oxígeno hasta Santa Cruz para su respectivo llenado. Se trasladaron 90 cilindros del hospital Germán Busch y 104 cilindros que prestó la Dirección Municipal de Salud, por lo que están a la espera de que esto pueda dar respuesta a la necesidades de los enfermos. Los cilindros con oxígeno medicinal aún no han llegado al Beni.

Solares explicó que también se están tomando otras medidas a través de la Atención Primaria de Salud (APS), que consiste en el desplazamiento de brigadas médicas a los hogares, para atender a los vecinos y los derivarlos a los centros de salud  en caso de detectar patologías infecciosas, principalmente el Covid-19.

El plan piloto se inició en la ciudad de Trinidad, con 60 brigadas y se prevé llegar a las provincias a partir de la próxima semana.

Autoridades sanitarias del Beni están preocupadas por el  relajamiento de los vecinos, pues no se están cumpliendo las medidas de bioseguridad. 

Solares reconoció que no hay una disciplina, sino más bien desobediencia que conlleva al aumento de infectados en seis municipios, además de la ciudad de Trinidad.

En Trinidad hay cerca de 280 funcionarios para el manejo de la emergencia del Covid-19, según un médico que prefirió mantener su nombre en reserva. A decir del galeno, existen 21 centros de salud para atender a los pacientes; sin embargo, mucha gente se resiste a ir a los nosocomios y prefiere automedicarse y quedarse en casa. «La gente no debería tener miedo ir a los centros de salud, pero sí de ir a lugares con aglomeración o fiestas donde no se respetan las normas», precisó.

Otra preocupación latente se centra en los contratos del sector salud, ya que faltaría presupuesto para renovar los contratos al personal eventual.

Exdirector de la FELCC, Iván Rojas, es acusado para ir a juicio por el caso motín

El coronel Iván Rojas, que fue director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) durante el gobierno transitorio, es el segundo policía con acusación para juicio por el caso motín que se desarrolla en el sistema disciplinario de la entidad verde olivo en el departamento de La Paz.

El primer policía con acusación por el caso motín en La Paz fue un suboficial, de iniciales J.C., cuyo juicio fue pospuesto hasta el 28 de mayo.

La acusación de la Fiscalía Policial contra el coronel Rojas ya fue notificada a su defensa legal, confirmó a ERBOL el abogado del exdirector de la FELCC, Alberto Morales.

Según el abogado, en la acusación se atribuye a Rojas la comisión de faltas muy graves cuya sanción sería la baja definitiva, por hechos referidos al motín de 2019.

Sin embargo, aseveró que no hubo una investigación, sino sólo se llamó a declarar a los implicados. Negó que su defendido haya participado en esos hechos de 2019 y denunció que la Fiscalía Policial está acusando a Rojas bajo el argumento de que habría sido designado jefe de la FELCC como un “premio”, pero no existe evidencia que respalde esa teoría.

“No ha participado en ningún motín, no ha tenido manifestación ni en favor ni en contra de lo que se denominaba el fraude electoral, tampoco declaración a favor o en contra de los ‘pititas’ o de la gente del MAS que estaba movilizada”, precisó.

El jurista también rechazó que se haya notificado a Rojas en la oficina de su defensa legal y no en su domicilio real, que es en Chile actualmente. Dijo que el Fiscalía Policial conoce que Rojas está viviendo en Arica.

Consideró que con estas acciones se está buscando un escarmiento, para que la gente no se revele contra actos abusivos del poder.

Un total de 10 efectivos están siendo investigados en la Fiscalía Policial de La Paz, de los cuales dos tienen acusación. Entre los restantes está el coronel Víctor Hugo Soria, que recientemente fue destituido de la Presidencial del Tribunal Superior Disciplinario.     

Este proceso se suma a otros que tiene Rojas tanto en el sistema disciplinario policial, como en la justicia penal.

En el ámbito disciplinario, la justicia policial ya determinó este año la baja del coronel Rojas por deserción, sin embargo, esa determinación fue apelada por el exdirector de la FELCC. En la justicia penal, el coronel tiene en su contra procesos por presunta legitimación de ganancias ilícitas y la desaparición de la libreta militar de Evo Morales.

Rojas salió del país en 2020 y, según su defensa, está viviendo en Chile.

En este último caso por el motín, el abogado de Rojas anunció que se acogerá a la sentencia del Tribunal Constitucional que impide los juicios en rebeldía, por lo cual no se presentarán al juicio en el tribunal policial.
 

Acusan a 8 policías y cambian a jefe del tribunal y fiscal policial

El comandante general de la Policía, Jhonny Aguilera, dispuso el cambio de destinos del presidente del Tribunal Disciplinario de esa institución, Víctor Hugo Soria, y del fiscal departamental policial de La Paz, Justiniano Álvarez. La decisión se dio  en medio de  denuncias de persecución del Gobierno a los uniformados y cuando hasta ayer logró que se acuse  a ocho policías (cuatro coroneles y cuatro subalternos) por el  amotinamiento de 2019.

Las representantes de las esposas de los policías en Sucre, Cochabamba, Santa Cruz y La Paz  advierten que el Gobierno persigue a los uniformados para encubrir el robo de armas y la quema de unidades policiales ese año, y así  proteger a los grupos violentos que  buscaban el enfrentamiento con quienes denunciaban el fraude electoral.

“Al contrario, deberían  premiarlos  por impedir que  en las ciudades haya un derramamiento de sangre, que es lo que buscaban los masistas”, sostuvo una de las esposas, que pidió mantener en reserva  su identidad para evitar  represalias.

“El cambio se debe a que fueron denunciados, están investigados y existe la susceptibilidad de que el presidente del Tribunal Disciplinario (Soria) pudiera ejercitar influencia en el proceso que se sigue en su contra. Para garantizar transparencia e idoneidad (junto a Álvarez) se les   asignará a otros puestos”, confirmó el comandante Aguilera.

Según los datos recolectados por Página Siete, en Santa Cruz  se acusó a dos suboficiales y a un coronel; en La Paz a dos coroneles y un suboficial; en Cochabamba a un coronel;  y en Sucre a la sargento Cecilia Calani Tangara, exdirigente nacional de la Asociación de Sargentos, Cabos y Policías (Annsclapol).

 Su abogado, Freddy Paita, dijo que es el segundo proceso en su contra y que en  el primero fue sobreseída. Anunció la presentación de un amparo constitucional.

De acuerdo con fuentes oficiales,  Soria solicitó vacaciones y desde el Comando se designó de forma interina en su lugar  a Juan Frías, con el fin de evitar la paralización de los procesos judiciales internos, entre ellos los del motín policial, caso en el que Soria es uno de los 26 denunciados por el viceministro de Descolonización, Pelagio Condori.

El medio paceño intentó comunicarse con Soria, pero  no atendió   las llamadas. Según los documentos a los que accedió este medio, al margen de su cambio, el de  Álvarez y el del fiscal departamental policial de Potosí, Aguilera dispuso la asignación de otros 20 nuevos fiscales  en siete departamentos y similar movimiento de personal entre asesores jurídicos, notificadores y vocales. Los oficiales afectados en las diferentes regiones por los cambios y que  son parte de la investigación, señalan que los relevos de Soria y Álvarez tienen diferentes motivos, pero por el mismo tema.

Afirman que Soria logró paralizar la investigación en su contra con un amparo constitucional, pero buscan que sea procesado debido a que es el primero de curso, por sobre  Aguilera y el subcomandante general de la Policía, Juan Luis Cuevas. Todos con proyecciones a buscar el ascenso a general,  proceso que está paralizado .

 “El pecado de Álvarez es distinto, a él lo sacan por hacer justicia y rechazar las denuncias (de Condori) contra otros policías, que no tenían pruebas ni fundamentos. Ahora están reabriendo los casos, con nuevos fiscales sometidos, pero a la larga ellos serán procesados por cometer delitos, a los políticos nadie los toca”, aseguró uno de los fiscales  removidos.

“Estos cambios son por presión de la OCI (Oficina del Control Interno que depende del Ministerio de Gobierno) que amenazó con procesos por incumplimiento de deberes a los fiscales policiales que rechazaron las denuncias de  Condori en varios casos. Esas denuncias se las redactaron para el viceministro, él sólo es usado para lograr condenas contra policías que ni siquiera fueron parte del supuesto motín”,  dijo una fuente del Comando General policial.
 

Pruebas  y acusados

  • Iitcup Desde Santa Cruz, otro oficial afectado por los cambios afirmó que el personal del Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial (Iitcup) reportó que hay presiones para la modificación de pruebas, por lo que algunos pidieron su cambio.
  •  Calani  La sargento Cecilia Calani, ex dirigente nacional de la Asociación de Sargentos Cabos y Policías (Annsclapol), fue notificada con la acusación por el caso del motín policial de noviembre de 2019. Calani lideró las manifestaciones de las policías mujeres en Sucre, antes de la renuncia de Evo Morales.

En Chile encuentran droga hasta en chocolates; están implicados bolivianos

Autoridades chilenas lograron la incautación de cerca a 558 kilos de droga, presuntamente proveniente desde Bolivia. En la incautación sorprendió que había barras de chocolate que contienen el componente psicoactivo de la marihuana, denominado THC.

Se encontró 529 kilos de marihuana, 26 de pasta base, un kilo de resina de cannabis y un kilo de THC oculto en chocolate, difundió Bío Bío.

El subprefecto Harold Mackay de a Policía indicó que la banda estaba conformada por chilenos y bolivianos. Los primeros transportaban la droga y financiaban su internación, mientras que los extranjeros entregaban el producto en la zona norte, de acuerdo con el mismo medio de comunicación.

«Encontramos presentación de droga, de cannabis sativa en formato de resina, en formato de chocolate consumible y en formato individual», precisó Mackay, destacando que es una presentación novedosa, proveniente desde Bolivia, según reseñó TVN.

El subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, consideró que es un peligro adicional que chocolates tengan drogas, porque pueden caer en manos de niños que consuman estupefacientes sin saberlo.

Andrónico no descarta que se pueda abrir un debate para que cocaleros paguen impuesto

El presidente de la Cámara de Senadores, Andrónico Rodríguez, no descartó que se pueda abrir un debate en sentido de que los cocaleros puedan pagar impuestos por la comercialización de la hoja de coca.

“Hay que evaluar, es un problema que preocupa y se extiende el debate que debería pagarse impuesto, que no debería pagarse, cuál es la diferencia, si aportas al Estado o necesariamente tiene que estar contribuido en el impositivo como impuesto, entonces, cuál es la diferencia, eso es una evaluación que debe extenderse, sin duda”, afirmó consultado al respecto.

Dijo que en el caso del mercado de Sacaba, por cada salida de taques de coca pagan a la Dirección General de la Hoja de Coca e Industrialización (Digcoin), dependiente del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras.

“Entonces, eso es plata de los cocaleros en cada salida por paquete se paga para que, obviamente, funcionen estas instituciones tanto departamentales como Digcoin”, afirmó. En el caso de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) de La Paz dijo que no aportan al Estado sino que lo manejan de manera “independiente, como organización”.

Ayer, el senador del Movimiento Al Socialismo (MAS) Leonardo Loza afirmó que los cocaleros tributan al Estado “desde hace mucho tiempo” pero eso estaría “invisibilizado” ya que se lo maneja políticamente