Bloque del sur confirma paro desde el lunes si no hay atención de ministros

El Andaluz / Yacuiba

El denominado bloque o frontera del sur, conformado por cívicos, bagalleros, gremiales y transportistas de Yacuiba, Bermejo y Villazón (Potosí), confirmó ayer el paro indefinido desde el lunes 17 de mayo, en caso de que los cuatro ministros de áreas económicas y relaciones internacionales no acepten la reunión en el municipio para tratar la reapertura de la frontera y las consecuencias del cierre.

“Ojalá la diputada Lidia Tupa y el senador Miguel Rejas puedan hacer llegar a los cuatro ministros que necesitamos para encontrar juntos una solución. Nosotros entramos en paro indefinido en las tres fronteras desde el 17 de mayo, pero ojalá las autoridades no lo permitan y nos den soluciones”, indicó ayer el presidente del Comité Cívico de San José de Pocitos, José Wayar.

Detalló que el bloque del sur demanda la presencia de los ministros de Relaciones Exteriores, Rogelio Mayta; de Salud, Jeyzon Auza; de Obras Públicas, Edgar Montaño; y de Planificación del Desarrollo, Gabriela Mendoza, en una reunión que piden se realice en Yacuiba, con la presencia de representantes de Bermejo y Villazón.

El sector busca tratar principalmente cuatro puntos con las autoridades nacionales: trabajo, inmunización contra el COVID-19, reapertura de la frontera con Argentina y el acceso a un plan de viviendas. “Ya hemos mandado nuestro pliego a los legisladores que nos representan, ellos están trabajando y me confirman que hay un viceministerio que aceptó venir a Yacuiba, pero exigimos la presencia de cuatro ministros para solucionar los problemas en la frontera”, dijo Wayar.

El cívico adelantó que en el encuentro el bloque del sur planteará alternativas a la total reapertura de la frontera, como un paso escalonado con la finalidad de que la gente retorne paulatinamente a sus actividades en la frontera, que es lo que les daba el sustento diario.

“Ayer (lunes) un hombre fue baleado con balines de goma en Argentina, por parte de gendarmería, ese problema es porque pasamos por puestos ilegales. Si no hay robos hay estos balines, son los problemas de todos los días en Argentina, por eso hay que aminorar las consecuencias económicas del cierre de la frontera”, señaló Wayar.

La frontera con Argentina fue cerrada hace más de un año, en marzo de 2020. Desde entonces, los bagalleros y gremiales piden apoyo a los distintos niveles, debido a que la actividad con la frontera era su fuente de sustento. El país vecino confirmó que cerrará sus fronteras hasta finales de este mes para luego realizar una nueva evaluación de los contagios de COVID-19 en su territorio.

Deja un comentario