Necesaria disminución del aparato administrativo de la Asamblea Legislativa Departamental, de secretarías y subgobernaciones.

Por: Magda Lidia Calvimontes Calvimontes/ Ex asambleísta Constituyente

Una mirada de afuera y otra de adentro, servirá para que las nuevas autoridades vean que en la gestión del ex Gobernador Adrían Oliva, se decidió  priorizar la ejecución de las obras en salud y en carreteras, presas y otros que en gestiones pasadas se planificaron pero jamás se ejecutaron pese a la bonanza económica; pese a la deuda dejada por Lino Condori quien transfirió la mayoría de los recursos departamentales al nivel central; pese a que más del 25% de los recursos presupuestados se destinaron a hacer frente al COVID;  pese a los 78 millones de bolivianos debitados por el nivel central para transferir a municipios masistas sin convenios por una Ley Departamental Nº 206 anti autonomía (que de manera inmediata debe ser abrogada si quiere el nuevo Gobernador ejercer la autonomía administrativa); pese a una Asamblea que bloqueo la gestión y;  pese a recibir menos del 80% de lo que se recibía el 2014, se han dejado obras para Tarija.

En razón a todo lo anterior el ex Gobernador y su equipo de economía y finanzas, tenían dos caminos, sacar a la calle a servidores públicos en plena pandemia o rebajarse él, los secretarios, subgobernadores y a los asambleístas departamentales sus sueldos, por eso presentó el proyecto de Ley el 23 de diciembre de 2020, para rebajarse sueldos.

Ley Departamental Nº 286Proyecto del GobernadorLey Departamental Nº 422
Gobernador       Bs. 14.090.-Gobernador       Bs. 8.172.-Gobernador       Bs. 9.179.-
Asambleísta       Bs. 14.039.-Asambleísta       Bs. 8.143.-Asambleísta       Bs. 9.139.-
Subgobernador Bs. 11.161.-Subgobernador Bs. 6.363.-Subgobernador Bs. 7.362.-
Secretario           Bs. 11.110.-Secretario           Bs. 6.333.-Secretario           Bs. 7.333.-

Fuente propia: En base a las leyes y propuesta del ex Gobernador a la ALDT

Como objetivamente podrán analizar, el ex Gobernador propuso una disminución de su sueldo de Bs. 5.918.-, pero la Asamblea, para no verse ellos tan afectados sólo bajaron Bs. 4.911.- al Gobernador y a ellos Bs. 4.900 y no Bs. 5.896.-, afectando esa decisión a los niveles inferiores.

De manera que, si comparamos lo que gana actualmente un Gobernador y un Asambleísta Departamental a la fecha, la diferencia es de apenas de Bs. 49.-, la reducción de salarios nace a propuesta del ex Gobernador, para evitar sacar a la gente a las calles, porque la pandemia, todos los débitos automáticos, la disminución de los ingresos por regalía que continúan afectando el presupuesto 2021 a más del 20% mensual, no permite tener cajas chicas, para que como sucedió en época de Lino Condori, se gasten millones de bolivianos en refrigerios.

Ahora bien, si el nuevo Gobernador, quien señaló que su primer medida será reducir las secretarias departamentales, está en todo su derecho, es autoridad electa, pero debe considerar que sí se tomaron las medidas oportunas económicas para evitar despedir gente a las calles en plena pandemia, y que si se reducen las secretarías, considere que la mayoría, apenas cuenta con el Secretario y un pequeños equipo a diferencia de las subgobernaciones y la Asamblea Legislativa Departamental, que en la gestión 2020, gastaron lo siguiente en el grupo 10000 en Servicios personales:

 Grupo 10000 Servicios Personales
Administración CentralBs. 36.485.746.-
Asamblea Legislativa DepartamentalBs. 20.222.024.-
SubgobernacionesBs. 19.856.313.-

                                       Fuente: Elaboración propia en base a Presupuesto Gestión 2020

Del cuadro anterior se puede evidenciar que la diferencia de gastos en servicios personales entre la administración central de la Gobernación con la Asamblea Legislativa Departamental y de la Gobernación con las subgobernaciones aplicando la regla de tres simple, comparativamente en lo que recibe la Asamblea Legislativa Departamental para la labor que realiza, tiene el 35,66 %  y las subgobernaciones el 35,24%, pero además de ello, tanto la Asamblea Legislativa Departamental como las subgobernaciones, gastan ingentes cantidades de recursos en gastos de funcionamiento, en alquileres, ya podrán verificar las nuevas autoridades que sólo una subgobernación tiene más de 5 inmuebles alquilados.

De ahí que, si bien es necesaria una restructuración en la administración central -disminuyendo secretarías- , ello no bastará para sacar de la crisis al departamento, porque sólo significarán los sueldos de los secretarios departamentales y un pequeño personal de apoyo, pero si o si debe reducirse la cantidad de subgobernaciones por provincias, y reducir el aparato increíble de personal que tiene la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija, que en sólo personal el 2020 asignó Bs. 20.222.024.-

Y para ello, el nuevo Gobernador, debe presentar un proyecto de Ley Departamental que modifique los artículos 16 al 38 de la Ley Departamental Nº 129 de Organización del Órgano Ejecutivo Departamental de Tarija, disminuyendo las secretarías departamentales y haciendo que los subgobernadores tengan jurisdicción provincial y no municipal como lo establece a la fecha el artículo 35 de la mencionada Ley, siendo factible ello porque el Estatuto Autonómico Departamental de Tarija, sólo dispone en sus artículos 85 y 86 que los subgobernadores son autoridades sin cualidad gubernativa con dependencia del Gobernador y que sus funciones y responsabilidades son determinadas en la Ley de Organización del Órgano Ejecutivo Departamental y otras normas; restructuración que mediante decreto departamental no es factible hacerlo.

Deja un comentario