EFECTOS QUE PRODUCE LA DISCRIMINACIÓN EN EDUCACIÓN INICIAL

   Por: Lic Ibeth Genesis Oquendo Cardona

En el ámbito escolar la discriminación constituye todas aquellas prácticas que por acción u omisión, impiden el fin último de la educación: el pleno desarrollo de las personas, de sus proyectos de vida e identidades y la posibilidad de una participación activa en la sociedad.

La escuela es uno de los primeros espacios de interacción social que ayuda a promover en los estudiantes el desarrollo de la identidad y a convertirse en constructores de su propia historia y de la historia de la humanidad. La identidad es aquello que cada cual considera como “lo propio” y es lo que hace a las personas únicas y diferentes respecto de los demás. Las identidades son dinámicas, van cambiando a través del tiempo, a partir de las experiencias personales y la interacción con otros próximos y lejanos. Es por eso que la discriminación en el nivel inicial produce unos efectos que vulneran la dignidad y derechos de los niños .

A nivel personal, los niños que suelen ser discriminados experimentan estados emocionales negativos como estrés, agresividad, estados depresivos, entre otros. Además, las victimas tienden a desvalorizarse porque cambian el concepto de la imagen que tienen de si mismas y limitan sus posibilidades de sentirse valiosas y de ser capaces de aportar a la sociedad. A nivel social, la discriminación que toca a los grupos más desfavorecidos, tiene tendencia a desarrollar en las víctimas la aprobación de su situación, en la medida que aceptan e interiorizan los prejuicios denigrantes de los cuales han sido objeto. Así, pueden pensar que lo que les pasa se debe a su falta de inteligencia, a su inexperiencia o simplemente a su condición social. Es decir, se sienten culpables de su situación y de esa manera legitiman la discriminación que sufren, con esto aceptan su “suerte” y son menos capaces de defenderse contra la injusticia social.

Los niños y adolescentes deben sentirse seguros en la escuela. Pero es uno de los lugares donde se produce la mayor violencia contra los niños, a menudo a manos de maestros y compañeros que ven todos los días. Los niños expuestos a la violencia en las escuelas sufren daños físicos y trastornos psicológicos que pueden tener efectos negativos a largo plazo, dificultar su aprendizaje y dar lugar a la deserción escolar.

Deja un comentario