Repartición de oficinas, el primer conflicto de los nuevos concejales

El Andaluz / Yacuiba

Tras su posesión y en su primer día de trabajo, los concejales de Yacuiba protagonizaron una disputa por la repartición de oficinas. Jacqueline Rocabado, concejala por Unidos, afirmó que hay privilegios para los representantes del Movimiento Al Socialismo (MAS), mientras que el presidente del Concejo Municipal, Franz Sandoval, la acusó de forzar la chapa de una oficina.

Algunos de los nuevos concejales trabajaron ayer en los pasillos del predio del Concejo Municipal de Yacuiba e incluso atendieron a algunas personas en esos espacios, debido a que la Presidencia del ente no distribuyó las oficinas. José Luis Narváez, concejal por Comunidad de Todos, observó una demora.

“Ayer (lunes) se eligió la directiva, pasan 24 horas y lastimosamente aún no nos asignan una oficina para cumplir con nuestras funciones, cuando eso no debería tomarles ni cinco minutos. Estamos atentos a que nos asignen una, yo no tengo problema de compartir, pero que el directorio defina de una vez”, señaló Narváez, quien se instaló en un rincón de dichos pasillos para revisar documentación.

Rocabado, por su parte, aseguró que los concejales del MAS sí tienen oficinas y con aire acondicionado y servicio de té. “Y nosotros los de la oposición estamos en el pasillo. Ellos hablan de que no hay recursos, pero se dieron el lujo de traer una notaria particular, siendo que hay una responsable de activos fijos. Algo tienen que haber pasado o hecho ellos para tener tanta desconfianza”, criticó.

Al respecto, Shirley Gutiérrez, concejala del MAS, aseguró que ninguno de los legisladores locales tiene oficina, con excepción del Presidente y la Secretaria del Concejo. “No es solo para concejales de oposición, todos estamos trabajando en pasillos, tengo a una persona del área rural y voy a tener que atenderlo en el pasillo. El problema surge porque la cantidad de oficinas no alcanza para todos”.

La responsabilidad de repartir las oficinas recae en el Directorio del Concejo Municipal. Sandoval aclaró que existen seis oficinas para nueve concejales y que se trabaja en un documento para entregarlas bajo un inventario, porque en cada uno entrarán dos personas.

“Aquí hay una total mala intención de hacernos ver como las personas que no dejamos ingresar a las oficinas, cuando yo tengo que entregarlas bajo inventario. Los concejales salientes dejaron una computadora, una mesa y un sillón, y han firmado. Ahora nos toca entregar todo a los nuevos concejales con resolución administrativa, ese es el procedimiento”, sostuvo el Presidente del Concejo.

Pero, además, acusó a Rocabado de forzar la chapa de una de las oficinas y tomar posesión sin autorización y previo inventario, acción que consideró una vulneración a la Ley del Funcionario Público, que establece sanciones por dañar un bien público. Anunció que hoy se elegirá a los miembros del Comité de Ética para que puedan tratar la acción de la legisladora de Unidos.

En respuesta, Rocabado aseguró que ella no forzó ninguna chapa y que más bien los concejales del MAS cambiaron las cerraduras y ordenaron a los guardias impedir su paso al Concejo. “Dónde queda el discurso del alcalde Carlos Brú, de que acá no habrá maltrato, cuando por órdenes de Sandoval los guardias me sacaron a empujones, me agredieron y no voy a permitir ese trato. Hay gente que voto por nosotros y no voy a defraudar esa confianza”.

Deja un comentario